¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Abr 23 2010

Blade

por Cobra.

La solución a tanto vampiro moña

8.0

Blade

El tenebroso mundo de la noche es un manantial incansable de historias y leyendas, siempre habitado por criaturas siniestras que inspiraron cientos de cuentos, libros y cómo no, cómics. Porque nuestras pesadillas pueden tener las más diversas formas a veces los héroes deben conseguir que el bien prevalezca sobre el mal y mucho mejor si lo hacen con la contundencia de una katana. El fin de la mitología y el comienzo de la nueva era vampírica.

Blade fue una de las primeras películas que apartaba el concepto clásico de los vampiros, tan solemne y anticuado. Aportando una visión más moderna, acorde a los tiempos, un vampiro integrado en la sociedad, manejando los hilos mientras usa los humanos a su antojo, pero a la vez cooperando y respetando ciertos límites. Una creíble forma de mostrar unos seres de fantasía que tantas veces y tan bien han acompañado al cine, mucho antes de la grotesca desvirtualización que hoy padecemos con vampiros moñas, que brillan a la luz del sol y que son protagonistas de romances, dramas y escenas de sexo. Buffy, Ángel, Crepúsculo, True Blood, Moonlight, The Vampires Diaries… la impresión del “todo vale” parece que ha calado fuerte en este género. Como siga esta progresión pronto tendremos otras temáticas como la homosexualidad vampírica, bullying escolar a los chupasangre adolescentes, vampiras feministas buscando su consigna y comedias románticas del tipo “Mi cita soñada y mi corazón sigue sin latir”. Tiempo al tiempo.

Su creadora Marvel, es hoy por hoy literalmente oro puro, comprada por Disney eso sí, pero a donde ha llegado lo ha hecho por méritos propios. Sus ideas, sus personajes, sus dibujantes, todo es una serie de aciertos que la han encumbrado a los más altos lugares. Seamos sinceros y recordemos la primera vez que vimos esta película, si has llegado hasta aquí leyendo es porque te gustó o no te desagradó. Por tanto captaste la clave del éxito del personaje de Blade, el antihéroe buscando una venganza que jamás y esto es jamás puede conseguir, odia a los vampiros y por muchos que mate va a seguir siéndolo, hay una cura y tal, bah, bobadas, siempre va a serlo. Elimina a los vampiros que se quieren pasar de listos, bueno él los mataría a todos pero hay que ser ordenados. Y su atributo principal que agradecemos enormemente es que su forma de deshacerse de ellos implica el uso de técnicas y movimientos espectaculares totalmente sobrados. ¿No es genial?

La fidelidad respecto al cómic… supongo que ocurre lo de siempre, la idea está ahí y mantener cierto parentesco lo consigue pero con las obligadas diferencias, algunas para dotar al personaje de carisma pero otras para actualizarlo, entiéndase que el comic en el que se inspira comenzó en 1994, pero tuvo contadas apariciones en otros títulos que datan desde el 1973, ahí es nada. Pero yo creo que pocos de los que adoran un cómic verán una adaptación suficientemente adecuada, por lo que no es un factor que determine el apego por la película, aunque si nos fijamos en la buena recaudación de taquilla se confirma que las cosas se hicieron bien. Es decir aquel tipo que se levantó de la taza del wc gritando: “Ya lo tengo: negro, con cuchillos y matando vampiros. ¡Eso es!”. No sé cual de los dos sería, si Marv Wolfman ó Gene Colan, pero uno de los dos acertó de lleno.

Y es que este Blade es una reunión de elementos, todo lo que podía suponer una adaptación del entorno vampiro es incorporado, por supuesto alejándolo definitivamente del personaje original del cómic, dotándolo de poderes sobrehumanos y elementos que bien podrían estar influenciados por el juego de rol Vampiro La Mascarada, como los estratos y la organización. Si tenemos en cuenta que lo único que tenía de extraño el Blade gráfico era sólamente que podía resistir la mordedura de un vampiro, la verdad me alegro de todos estos aditivos. Es sensacional que la película desmitifique el vampirismo, es una enfermedad, tiene explicación, es posible combatirla, es factible usar la ciencia para encontrar armas y soluciones. Esto es cine de acción no un drama con personajes con los que enfatizar, no se trata de valores y superación. Es un tipo con traje de cuero, katana y todo tipo de armas, no me cuentes su historia sino enséñame la manera más espectacular de acabar con ellos.

Stephen Norrington se encargó de dirigir el libreto de David S. Goyer, que dicho así de rápido suena a poco, y aunque de este director poco hay que mencionar salvo La Liga de los hombres extraordinarios bastante hay que pararnos con el guionista. Este hombre se acuesta cada día con la satisfacción de tener a sus espaldas una gran cantidad de series producidas por él, también aportó el dinero y elaboró los guiones de las secuelas de Blade, pero por si fuera poco de su mano salieron los escritos de Batman Begins, Batman El Caballero Oscuro, Jumper o Dark City. Una fábrica de dinero y de ideas oigan. Pero aunque no tratemos de ocultarlo este es un claro caso donde el actor principal roba cualquier tipo de protagonismo a los demás, sobre todo cuando fue él, Wesley Snipes quién aportó gran parte del capital de producción de Blade a cambio, obviamente, de protagonizarla. Puede que os caiga mal o peor, pero ¿hay otro que hubiese encajado mejor? No contesten, era una pregunta retórica. El otro grande, Stephen Dorff hace un papel que le viene como anillo al dedo, mezclando seductor con un luchador sin alma, ambicioso y que no piensa detenerse ante nada ni nadie. Un rebelde dispuesto a lo que sea para conseguir su meta.

Blade supuso un verdadero hito en el momento de su aparición, por la temática, porque títulos de acción así se hacían de desear y porque la banda sonora de esta película no tiene adjetivos. Impresionante. Desde el comienzo con ese Confusion de New Order, buff, marcando el ritmo, definiendo que no estamos ante una película de nenazas con vampiros besucones. Y a partir de ahí se han ganado al espectador sin caer en el abuso de la estética videoclip. Recuerdo que esa canción se escuchaba en todas partes, sus versiones y remakes la inmortalizaron como la canción de Blade. Pero es que la selección no tiene moldes, con Dealing with the Roster de Junkie XL, magnífica, la tremenda Playing with Lightning de Expansion Union, Go Get on it de Southside Reverb o la apacible Dig This Vibe de DJ Krush. La experiencia Blade quedó bordada y perfeccionada y aún hoy resulta difícil encontrar otra cinta que sepa barajar unos elementos así con ese resultado.

Ignorando la gran cantidad de faltas que se pueden sacar a esta película, sin entrar en la cuestión sobre si el final original que estaba previsto hubiera sido más o menos convincente, es más que aceptable otorgar a Blade el lugar que debe ocupar como una consagrada película de acción. Y tan carismática como para producir dos secuelas, puede que hasta una tercera en breve y una serie de televisión de la cual mejor renegaremos. Respecto a las películas el público siempre ha respondido bien, y no creo que las salas las llenasen solo fans de sus cómics, así que no debo ser el único al que este cazavampiros le cae simpático. Además esta película es un ejemplo del efecto post-burbuja, el tiempo ha pasado y la gente que la ve o la vuelve a ver la encuadran perfectamente en lo que pretende ser, con sus simpleza y su apuesta firme. Lo que se traduce en una valoración mucho mejor de lo que hace algunos años tenía. La grandeza del cine sin pretensiones, podría decirse.

En definitiva Blade es grande, por su historia basada en el cómic, por su transparencia ya que sabemos justo lo que vamos a encontrar, por su ritmo marcado con una sensacional música y por el combo entre un guión optimizado ejecutado por un más que digno actor en pleno cénit carismático. Un compendio que para mí es más que suficiente para justificar el gran aprecio que tengo a esta película y que justifica el que prepare bien el ecualizador y los altavoces cada vez que vuelvo a verla. Acción, gore, para algunos quizás un poco de terror, frenesí desde luego y una espectacularidad incontenible. Recomendada y mucho más ahora que hay que devolver este género a donde debe estar tratando de detener este excesivo amaneramiento vampiresco que parece florecer. Bienvenido al baño de sangre.

Blade comienza por donde debe, naciendo, a toda prisa, sangre, sufrimiento y mucho dolor, la forma en la que todo héroe debería ser creado. ¿Tan necesario era empezar así? La verdad es que no. Un inicio directamente en el coche en dirección a la fiesta hubiera sido incuestionablemente mejor, pero para uno de los pocos enigmas que aparecen a lo largo de la cinta que es la historia de cómo surgió Blade (Wesley Snipes) parecía que había que darle su correspondiente relevancia. Pero como no podemos cambiarlo comienza la función, con la música de New Order y en una discoteca un poco peculiar llena de gente en pleno desenfreno. Techno deslizándose entre la gente y despejando todas las dudas de lo que nos espera. Pura acción.

La expresión “Baño de Sangre” nunca mostró tanto sentido y aplicación como lo tuvo en esta película. Una escena soberbia, irrepetible y cojonuda, de la que seguramente muchos Djs tomaron la idea de ponerse dos linternas en la cabeza. A continuación comienza otro tipo de baño, el de cenizas o lo que quiera que sea en lo que se desintegran los vampiros cuando Blade los abate en plena coreografía de disparos primero y tajos de espada después. Matando a unos pocos de chupasangres. Aunque su propósito es mandarle una señal a su enemigo Deacon Frost (Stephen Dorff), para ello clava a uno de sus principales lacayos, Quinn (Donal Logue) en la pared y lo prende en llamas. Aunque se ve interrumpido por la llegada de policías humanos, así que debe marcharse de allí.

Karen (N’Bushe Wright) es una hematóloga que trabaja en un hospital al que llega un extraño cadáver carbonizado, que es lo que queda de Quinn, y la extraña muestra de sangre que recojen de él le hace investigar el cuerpo. Su ex pareja Curtis (Tim Guinee) la acompaña a hacer la autopsia. Pero de repente el cuerpo se abalanza sobre él mordiéndole, normal, quién no ha sido carbonizado y se ha despertado con un hambre incontrolable. Después ataca a Karen, pero en ese momento aparece Blade para detenerlo, aunque consigue escapar. Blade se apiada de ella porque le recuerda a su madre, ¿complejo de Edipo? Pues ya veréis después. La cosa es que se la lleva del hospital huyendo de unos policías que le disparan a los dos, supongo que serán afines a los vampiros o que tienen muy mala leche. Blade la lleva a su guarida, allí está su mentor Whistler (Kris Kristofferson). Karen está en el limbo de convertirse en vampiro así que le inyectan ajo directamente en sangre, ole sus cojones.

El suceso de la discoteca y en definitiva las fiestas que organiza Frost está incomodando a los grandes señores vampiros. Las posturas están claras, ellos quieren seguir subsistiendo como los que manejan los hilos en la clandestinidad, son pura sangre, elegantes y distinguidos. Pero Deacon quiere gobernar, quiere el poder que los vampiros se merecen y no va a cesar en su intento. Por otro lado se desvela la debilidad de Blade, ante todo es un vampiro y sus ansias como cazador son difíciles de superar, pero para ello usa un suero que consigue devolverle el control para mantener la mente fría y centrada. Supongo que el valium no le funcionaba.

Tras contarle a Karen qué son y cómo cazan a los chupasangre la dejan en libertad, no sin decirle que la situación es bastante compleja, los brazos del control vampiro está en todos lados, en la calle, la política, la policía… No hay escape. Así que acojonada regresa a su domicilio y no es para menos porque aparece un agente allí ¡para matarla! Ella trata de defenderse usando un spray de ajo que le dio Whistler, pero eso no funciona con los humanos aspirantes a vampiro. Aunque Blade aparece de la nada y el policía huye. Sí amigos, usando a la mujer de señuelo, todo un galán este héroe. Ambos esperan a que regrese a su vehículo ya que llevaba un cargamento de plasma, es el reparto a domicilio perfecto. Y pese a lo previsible, éste regresa, coge su patrulla y ellos tranquilamente le siguen hasta el lugar de la entrega. Sonrisa irónica incluida.

El club lleno de asiáticos es todo lo bizarro que podría esperarse y por allí como si tal cosa caminan Karen y Blade hasta encontrar la entrada al escondite vampiro. El momento de la cámara frigorífica con la musiquita de cualquier restaurante chino no tiene desperdicio alguno. Antes de narrar lo que allí abajo encuentran hay que introducir la búsqueda que Frost está realizando en los archivos con la historia vampira, descifrando partes de su biblia escritas en lenguas ya olvidadas. Claro que ayudado por alguien muy inteligente lo ha logrado descifrar y ya conoce el proceso que debe realizar. Eso incluye capturar a Blade vivo ¡menudo papelón! Ahora sí podemos continuar. Lo que allí se encuentran es lo que parece la gran base de datos vampira, plenamente informatizada, ordenadita y al cargo de todo eso hay una enorme mole de carne, El Bibliotecario. De él obtendrán todas sus respuestas, descubrirán en qué consiste la profecía sobre La Magra, los Espíritus de los Doce y el Dios de la sangre. Un personaje débil y una tortura muy divertida. Una vez obtenida la información encuentran las páginas del libro de Erebus, la biblia vampira. Pero allí son rodeados y apresados, al menos temporalmente hasta que Whistler o la caballería entra a saco en el lugar y juntos consiguen escapar. ¡Aquí se escapan todos!

Tras la etapa introspectiva de la película mostrando la tortura interior de Blade, Frost pasa a la acción para concluir su enfrentamiento con el gran señor vampiro Dragonetti (Udo Kier) arrancándole los colmillos y dejando que muera al amanecer. Tomando así de esta forma la dirección del consejo, secuestrando al resto de purasangres porque los necesitará para su propósito. Ya sólo le queda capturar a Blade. En un encuentro con él por la calle trata de hacer un trato pero no llegan a ningún acuerdo así que los nervios siguen a flor de piel. Teniendo en cuenta que Matrix se estrenó al año siguiente, ya no sólo la vestimenta sino también la escena donde Blade le dispara a plena luz del día se ve muy muy parecida, curioso. Mientras Karen y Whistler comentan que podría haber una cura para el vampirismo por mordedura son asaltados por Frost y los suyos. Cuando Blade regresa se encuentra a Whistler malherido, muriéndose y le deja su arma para que acabe él mismo con su sufrimiento. Todos los que hayan visto la segunda parte tendrán un signo de interrogación y de exclamación sobre sus cabezas ahora mismo. Es hora de impedir el caos que Frost pretende desencadenar.

Blade prepara las armas y una buena ración de dosificadores del anticoagulante mortal para los vampiros, fabricado por Karen. Se acerca el enfrentamiento final, nuestro héroe entra arrasando en los dominios de Frost pero cae en una trampa, se queda paralizado cuando encuentra a quién menos esperaba, su madre Vanessa (Sanaa Lathan) OMG! Sí, ahora nos acordamos del comienzo de la película. Blade es apresado y llevado al Templo de la Noche Eterna, donde se efectuará el ritual para invocar al Dios de la Sangre. Todos son colocados en su lugar, los doce pura sangre abajo, Blade en un espacio destinado a extraerle toda la sangre y Karen en un foso donde esperan que Curtis transformado en una atrocidad la devore. Vanessa es quién coloca a su propio hijo en su respectivo lugar, aunque su actitud dista un poco de la de una madre formal. Menudo bicho.

El proceso comienza, la sangre de Blade recorre su camino, pero Karen que se había escapado de su trampa lo libera. Débil y sin fuerzas necesita recuperar su poder y sin suero lo único que le queda es morder a Karen, la mordedura más orgásmica que se haya podido ver en el cine, coño la tía parece que llega al clímax y todo. Mientras las fuerzas de Blade regresan el proceso concluye, las almas de los doce son liberadas y se concentran en Frost otorgándole las habilidades y capacidades que sólo un Dios podría tener. Vanessa sigue con su rollo de ligar con su hijo pero Blade hace lo que debe hacer para evitar el incesto, matarla sin contemplaciones.

Frost se ha convertido, Blade ha recuperado su poder y la música comienza. Es la hora. Otra coreografía de muertes hasta llegar al enfrentamiento deseado, Frost contra Blade. Lo que podría parecer fácil no lo es tanto, Frost es imparable, más rápido, más fuerte y es capaz de regenerarse. El Dios de la Sangre reencarnado. Pero hay una posibilidad, el suero que Karen preparó, el arma más poderosa que podría imaginarse, lo único que realmente lograría vencer al Dios de la sangre y de la manera más convincente posible. Frost está acabado o más bien reventado.

El amanecer indica un nuevo día, un fin de capítulo pero la guerra continúa. Blade no puede dejar de hacer lo que mejor sabe hacer, cazar y matar vampiros, en cualquier parte del mundo y en cualquier sitio. Una senda abierta y la sensación de haber disfrutado de una emocionante y satisfactoria película. Fruto de un compendio de aciertos, algún que otro sacrificio y ciertas carencias que son perfectamente ignorables dado el entorno donde juega esta cinta. Una impresionante reivindicación del rumbo que este género debe retomar de inmediato y una experiencia necesaria para los amantes de la acción, las artes marciales y la adrenalina en general. Recomendada y sin duda, disfrutable. Es hora de percibir de nuevo el sabor metálico de la sangre en Blade.

Racquel: ¿Qué tienes entre las piernas nene?
Dennis: Es mi bomba de calor
Racquel: Estoy segura (Le agarra la entrepierna)

Dragonetti:Nuestro futuro depende de nuestra capacidad de integrarnos y de nuestra discreción.
Deacon Frost: Quizás ya es hora de olvidarnos de la discreción. Deberíamos gobernar a los humanos y no dedicarnos firmar contratos inservibles con ellos en los callejones, no olvidemos que esa gente es nuestro alimento, no nuestra aliada.
Pallantine: Te estás pasando de la raya.
Deacon Frost: ¿En serio? No será que soy el primero en decir lo que todos estamos pensando.
Dragonetti: Hemos subsistido así durante miles de años. ¿Quién eres tú para cuestionar nuestras decisiones? Ni siquiera eres un pura sangre.
Deacon Frost: ¿A quién le importa?
Dragonetti: Te recuerdo que yo nací vampiro igual que los demás miembros de esta casa, pero tu Frost, sólo te convertiste.
Deacon Frost: El mundo nos pertenece a nosotros, no a los humanos. Y tú lo sabes.

Deacon Frost: Gaetano, quizás algún día descubras que te has extinguido.

Karen Jenson: ¿Debo considerarme prisionera?
Whistler: En absoluto. Sólo hemos tomado ciertas precauciones para que no te vayas. Tienes que entenderlo están por todas partes, son los vampiros, los Hominis Nocturna. Nosotros los cazamos, nos movemos de una ciudad a otra rastreando sus migraciones. Es difícil eliminarlos porque tienden a regenerarse.
Karen Jenson: ¿Y quiere que yo me crea ese cuento?
Ya conociste al señor chamusquina en el hospital, cree lo que quieras.

Whistler: Y un consejo, cómprate una pistola. Si te vuelves sensible a la luz. Si notas que tienes sed aunque no dejes de beber, te sugiero que cojas esa pistola y la utilices contra ti.

Blade: Recuerda lo que te hemos dicho, mantén los ojos abiertos, están a tu alrededor.
Karen Jenson: ¡Pero si es de día!

Blade: Es un siervo. Un aspirante a vampiro. Si es leal y demuestra su valor quizás su amo le convierta.
Karen Jenson: Un momento ¿me has utilizado como cebo?
Blade: Supéralo.

Karen Jenson: Entérate, será mejor que despiertes. El mundo en el que vives es sólo una dulce apariencia, bajo este mundo existe otro, el mundo real. Y si quieres sobrevivir será mejor que aprendas a apretar el gatillo.

Karen Jenson: No creo que vuelva, nadie sería tan estúpido.
Blade: Cuando conoces las necesidades de tu enemigo, sabes de lo que es capaz.

Blade: Esta noche hay cosas peores que los vampiros.
Karen Jenson: ¿Ah si? ¿Cómo qué?
Blade: Como yo

Blade: Dale a Froste este mensaje: Se ha levantado la veda de los chupacuellos.

Whistler: ¡Estoy muy mayor para esto! Necesitaré una silla de ruedas.

Blade: Whistler.
Whistler: (Huele la página) ¿Qué es? Huele como si un vampiro se hubiese limpiado el culo.

Blade: Tenemos una relación muy buena. Él fabrica armas yo, las uso.

Karen Jenson: Mi madre siempre decía “Un corazón frío es un corazón muerto”.

Deacon Frost: ¿Cómo estás jefe? Tranquilo. ¿No querrás que nuestra amiguita acabe en las portadas de los periódicos como desaparecida. Encantado de conocerte por fin. Llevo años controlándote. Lo sé todo sobre ti, el suero, Whistler
Blade: Filtro solar.
Deacon Frost: Sí es un comienzo, la meta claro es ser como tú. El que conoce el sol. Tú tienes lo mejor de los dos mundos ¿verdad? Nuestra fuerza y ninguna debilidad.
Blade: Es posible que no lo vea de igual modo.
Deacon Frost: Así que otra vez finges ser humano. Vamos ahórrame el número del tío Tom ¿vale? No sigas negando lo que eres. ¿Crees que los humanos aceptarán a un mestizo como tu? Imposible, te temen. Y hacen bien, eres un animal. Un jodido maníaco. Obsérvales, son ganado. Pedazos de carne. Qué importa como acabe su mundo. ¿Plagas? ¿Guerras? ¿Hambre? La moralidad no encaja en su modo de vida. Nosotros venimos de una selección natural, la nueva raza.
Blade: Creo que se te está corriendo el rímel.
Deacon Frost: Te estoy ofreciendo una tregua. Quiero que te unas a nosotros.
Blade: ¿Me tomas por gilipollas? [Hablando en idioma vampiro] “Los espíritus de los doce resurgirá despertarán La Magra”
Deacon Frost: Conoces al Dios de la sangre.
Blade: Frost, para mí tú no eres más que otro vampiro muerto.
Deacon Frost: Eres idiota, ¿lo sabías? He venido para proponerte una solución y encima tu vas y me escupes a la cara. [Blade hace amago de sacar el arma] ¡Cuidado!
Blade: ¿Y a mí que me importa? No son más que ganado, como tú dices.
Deacon Frost: Si quieres ir por el camino difícil apáñatelas. Pero te juro que cuando esto haya acabado, desearás no haber salido del útero de tu madre.

Karen Jenson: ¿Cómo te hiciste esa cicatriz, Deacon? Quien nace vampiro tiene capacidad de regenerarse desde su nacimiento. Debiste hacerte esa cicatriz antes de convertirte ¿no es cierto? Los vampiros como tú no sois de la especie, sólo estáis infectados por un virus, igual que una enfermedad venérea…
Deacon Frost: Yo te diré lo que somos preciosa. Somos la cima de la cadena alimenticia. El Dios de la sangre llegará y después tú y los tuyos pasaréis a la historia. Es un huracán, un acto divino. Todo el que atrape en su camino será convertido. Todos los que has conocido, todos aquellos a los que hayas amado, no importará quién sea un pura sangre. Así que cómo vas a curar al mundo ¿eh? Y la sangre de Blade es la clave.

Blade: Dí lo que quieras, pero te aseguro que estarás muerto antes de que salga el sol.

Deacon Frost: Esta noche la era del hombre llega a su fin. Se acabaron las concesiones.
Quinn: Seremos Dioses.

Vanessa Brooks: Eric, soy tu madre. ¿Harías daño a tu madre? Acércate. Ven aquí. Abrazame.
Blade: Tengo que liberarte.

Deacon Frost: ¡Matadle!
Quinn: Espera, tengo dos manos nuevas y no sé cuál utilizar para matarte.

Deacon Frost: [A Blade] Mirate, eres una zorra.

Blade: Algunos cabrones se empeñan en patinar sobre el hielo cuesta arriba.

Karen Jenson: Será mejor ir al laboratorio. Allí te curaré.
Blade: Esto aún no ha acabado, guárdate esa cura. Aún se libra una guerra y tengo trabajo que hacer. ¿Quieres ayudarme? Fabrica un suero mejor.

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1998
  • País
  • EEUU
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 8.0/10 (2 votes cast)
 

16 Comentarios en Blade »

  1. #1

    Abr 23 2010

    satrian - 13:08

    Uno de los inicios más trepidantes del cine de acción, toda la entrada a la discoteca con el remix de New Order increible.

    • #2

      Abr 23 2010

      Cobra - 13:40

      (8/10)

      Tremendo ese comienzo. Como puse en el texto, ahí tendría que haber empezado la película sin esa escenita del hospital pero bueno. De los mejores inicios sin duda.
      Gracias por comentar Satrian, además inauguras sección de links Seriéfila. Un saludo!

  2. #3

    Abr 23 2010

    Carlos Gallego - 16:18

    Muy buen post, felicidades. A mi la película me gusto mucho, además Wesley Snipes, estaba de moda en ese momento con varios films de acción muy buenos, aunque no estaba muy familiarizado con el personaje de Blade salvo alguna aparición en Spider-man.

    Un saludo.

    • #4

      Abr 25 2010

      Cobra - 12:30

      (8/10)

      Muchas gracias. Como adaptación de cómic entra de pleno en tu especialidad y me alegra que la encuentres a la altura. Wesley Snipes dio el pelotazo en ésta sin coprotagonizarla con nadie y se nota que está en su salsa.
      Muchas gracias a ti Carlos por comentar y pasarte. Un saludo.

  3. #5

    Abr 24 2010

    Cosechadel66 - 19:36

    Excelente…

    Froooosssstt

    Me encanta esa película. Y lo que es mejor, y dice más de ella: me sigue divirtiendo mucho cada vez que la veo de nuevo.

    Carpe Diem

    • #6

      Abr 25 2010

      Cobra - 12:35

      (8/10)

      Jaja, que grande. Se me ha olvidado comentar lo de “¡FROOOOOOOSST!” con la mala leche y esa sonrisa brillante de Snipes. Tremendo.
      Estoy de acuerdo contigo, divertida y por más que la veas no dejas de disfrutarla. Es que lo tiene todo.
      Muchas gracias por visitarnos y por tu comentario. Un gran saludo Cosechadel66.

  4. #7

    Abr 24 2010

    Markos - 19:41

    Me encanta al principio la escena de la discoteca, la mezcla de sangre, música y paroxismo vampírico es genial.
    Y las coreografías de artes marciales, con un tío como Snipes lucen mucho.
    Salu2

    • #8

      Abr 25 2010

      Cobra - 12:44

      (8/10)

      Es que es “la escena” y como bien dices exaltación total. Además te arrastra a ese frenesí con todos los sentidos. Sensacional.
      No entiendo por qué no tengo tu página en los marcadores, lo arreglo de inmediato.
      Muchas gracias Markos por la visita y un saludo.

  5. #9

    Abr 25 2010

    Onetwothree - 14:41

    Te ha faltado encabezar la entrada con ésta imagen:

    http://img541.imageshack.us/im.....sculo1.jpg

    La verdad es que Blade ha quedado grabada, de una u otra manera, en nuestras memorias ya sea por el carisma de Snipes, la acción de la cinta, el gore de algunas imágenes o por la musica que todo el mundo a partir de entonces supo reconocer y que tantas veces nos han machacado en fiestas o discotecas.

    Un saludo.

    • #10

      May 1 2010

      Cobra - 11:20

      (8/10)

      Jeje, eso sí que hubiera resuelto la saga Crepúsculo como bien se merece.
      Tienes toda la razón, y aunque a veces la historia trata de repetirse con el combo de acción y música, las sensaciones a día de hoy pocas veces siquiera han llegado a lo conseguido en Blade.
      Muchas gracias por la visita Onetwothree y perdona el retraso en contestarte.
      Un saludo.

  6. #11

    Abr 27 2010

    serreina - 00:52

    (8/10)

    Sí señor, un hito en los films del género vampírico, que supuso como bien dices la apertura de camino a otros productos de exito, como la magnífica True Blood. La segunda parte no esta mal tampoco, pero la tercera deja mucho que desear.
    Y que decir de la banda sonora, genial el arranque en la disco vampira.

    Genial post.

    • #12

      May 1 2010

      Cobra - 11:25

      (8/10)

      True Blood, la sigo y la verdad aunque está decayendo pero comenzó con buenas ideas y una gran calidad, pero vaya, que quede entre tú y yo pero creo que el sexo se ha convertido en el denominador común de cada episodio, a veces hasta abusivo, pero vaya la actriz Anna Paquin es impresionante.
      Muchas gracias por pasarte por aquí Serreina, disculpa también la tardanza en mi contestación y un gran saludo.

      • #13

        May 17 2010

        serreina - 02:12

        (8/10)

        Estoy esperando una nueva entrada en tu blog, de momento ya veo que en twitter estas muy activo.

        Y te he dejado un premio en mi blog.

        Saludos y dicfruta el premio, y sin compromiso, comprendo que no lo sigas.

        • #14

          May 17 2010

          Cobra - 11:51

          (8/10)

          Jeje, ya tengo una en el horno. Es que estoy liadísimo y además quiero agregar una cosilla a la página. Muchas gracias por el premio y un saludo Serreina.

  7. #15

    May 6 2010

    PKDesignz (Therapyofterror) - 12:54

    Pues que decir… destacar el inicio pues creo que ha sido uno de los más impactantes de la historia del género vampirico moderno.

    Pero lo que hace grande a esta película, en realidad, son las impresionantes interpretaciones de Wesley Snipes y el ‘desaparecido en combate’ Stephen Dorff.

    Además, fue una película que influiría muy mucho en la posterior Matrix en cuanto a las coreografías de las peleas.

    Saludoss

    • #16

      May 8 2010

      Cobra - 10:56

      (8/10)

      Sin duda las interpretaciones son muy buenas, el carisma de la época de Wesley era patente y arrastraba al espectador con él de manera sólida, y el Dorff haciendo la caracterización de uno de los mejores vampiros chulescos que se hayan visto.
      Y lo de la influencia en Matrix es indudable, coreografías, efectos como los de las balas, cierta estética…. Demasiadas coincidencias.
      Muchas gracias por la visita y dejar tu comentario. Ya andas enlazado por aquí.
      Un saludo y ya sabes que esta es tu casa siempre que andes por aquí.

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Abr 23 2010

    Trackback » Bitacoras.com - 14:22

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El tenebroso mundo de la noche es un manantial incansable de historias y leyendas, siempre habitado por criaturas siniestras que inspiraron cientos de cuentos, libros y cómo no, cómics. Porque nuestras pesadillas pueden tener…..

  2. Abr 23 2010

    Pingback » Ill Niño – De Sangre Hermosa | Abraço - abraços e beijos - 15:31

    [...] Blade | No sé de cine [...]

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »