¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Feb 24 2010

Cube

por Cobra.

¿Cómo es que aún no hay un reality así?

8.7

Cube

Existe una tendencia en el cine relativa a la forma de reaccionar que tiene el ser humano ante una situación extrema, coartando su libertad y examinando su espíritu de reacción. Razón contra instinto. La capacidad de valerse por sí mismo o tener la voluntad que actuar en equipo. Cuando la principal motivación sea la supervivencia ¿estaremos preparados para resistir?

Despertar y verse rodeado de paredes, en un lugar extraño, desconocido e instigador. Qué puede pasar por la mente de alguien en un momento así. Sin recuerdos ni señales que indiquen el por qué de su situación. Eso es Cube, la máxima expresión de desconocer los motivos, pero con una clara referencia y presencia de la necesidad de sobrevivir. Los límites son el ingenio y la resistencia humana. Una idea muy simple y una película que oprime desde el primer fotograma, ahondando en nuestra propia conciencia para examinar nuestras reacciones. Acaso somos tan prisioneros como los protagonistas o hay encerrada una mayor metáfora de lo que se ve a simple vista. Me lobotomizaría parte del cerebro si con ello pudiese ver por primera vez esta película, os lo aseguro.

Vincenzo Natali es el director de este espectáculo y además participó en la creación del guión. El tipo de cine de este genio lo dice todo: Cypher, Nothing y Splice. Lo grandioso de Cube es la simpleza de su planteamiento, es de ese tipo de ideas que solamente tienes que plantar la semilla para que crezca salvajemente, los restantes aditivos llegan por sí solos. Desde debates filosóficos, enfrentamientos, cuestiones morales y extrañas conspiraciones. Dudas y problemas que a priori parecen irresolubles tienen todos una forma de abordarlos y una clara razón de estar ahí. Además eso permite la posibilidad de encontrar cientos de paralelismos y metáforas en una película que no viene dictada por un guión enriquecido con artificios, sino de la cruda y -a todas luces- equívoca reacción humana.

En Cube participan sólo siete actores diferentes, y apenas conocidos. Bueno salvo mi querido David Hewlett, que me ha acompañado en todos los episodios de Stargate: Atlantis como Rodney McKay, el resto han tenido una participación en el mundo del cine escasa o bastante discreta. Pero eso no quita que no cumpliesen su cometido a la perfección, mostrando perfectamente su desesperanza, histeria, crispación, la enfermedad de Kazan o la agresividad de Quentin. Apenas se tarda en calar el papel de cada uno, y eso se convierte en algo crucial porque a priori todos tienen un rol, complementarse está en sus manos. Importantísimo y simbólico es el hecho de trabajar en equipo, aludiendo una vez más a las mismas premisas que se aplican en el mundo real para culminar con éxito una labor. Demasiado obvio, claro. Demasiado mascado, también. ¿Infantil? Para nada

Casualidad o causalidad, el eterno dilema. Es un predecesor light de la saga de Saw, sin tanto gore, aunque bueno algo de sangre sí que hay. Como decimos tiene una cierta premisa común con esa franquicia, una situación de la que sólo se salvarán con sacrificio, aunque en vez de arrancarse un ojo o una pierna aquí hay que ser pacientes, estrategas, cautos o inteligentes. Y es la capacidad de valorar los medios y capacidades lo que permite avanzar. Y también al igual que la selección que hacía Puzzle, en ésta la elección del individuo no ha sido azarosa sino que responde a unos motivos muy concretos. Cuanto más lo piensas más semejanzas hay. Vale, vale, esta película también ha mamado lo suyo de otras tantas, joder que quisquillosos.

Con un aspecto técnico envidiable, muestra la capacidad y virtud de reflejar tanto en tan poco espacio, concentrando al máximo la movilidad y libertad. Desde la forma en la que se abordan mediante primeros planos los personajes, hasta los giros y movimientos desencadenantes de la tormenta y el infierno que los protagonistas viven. Marcando los momentos de ignorancia, desesperación, frenesí y locura uno a uno. Y todo en una única habitación que cambia de color, pero que guarda en cada resquicio un millón de emociones a punto de desencadenarse y explotar. Eso marca las numerosas lecturas que propone la película, según se atienda a los factores que caracterizan la lucha de cada uno de los ocupantes de la habitación. Muchos caracteres enfrentados, hay quién se pregunta el por qué constantemente, el que sólo piensa en salir sin miramientos, el que no desea vivir siempre quejándose, los que se dejan influenciar, el independiente que va por libre, el que supone una traba. ¿Os suenan de vuestro trabajo o vida diaría? Yo creo que sí.

Llegados a este punto está claro la concordancia que se puede extraer entre la convivencia dentro del cubo con la vida real del exterior. Todos los aspectos son extrapolables y aplicables como si de una gran confabulación se tratase en el mayor sentido paranóico. Parece como si alguien moviese los hilos o al menos como si nos dejasen en un tramo del que desconocemos nuestra motivación a la par que nos creamos una propia. Una metáfora de la vida donde la resolución de problemas matemáticos son una simplificación de los sucesos que nos pueden acontecer día a día y que tenemos que salvar. Incluso el final se presta a una clara enseñanza aunque eso sí en muchos sentidos contradictorios, según nuestro propio enfoque. Todo un experimento sociológico. ¿Cuáles son las capacidades que te hacen ser triunfador? ¿Triunfar es vivir ignorante o sobrevivir a un temor mayor que la muerte? Grande esta película sí señor.

Pese a estas similitudes también se desprenden otras interpretaciones, lo cual hizo y aún consigue engrandecer su leyenda. El viaje dentro de este cubo no sólo es para los protagonistas sino para el espectador, un trayecto introspectivo del que difícilmente podremos escapar. Una película fetiche para los amantes de las ciencias y en general admirable por cualquiera que sepa apreciar una buena película. Huid de todos aquellos que la tachan de excesivamente obvia y trillada porque no merecen ni que les menospreciemos una opinión así. Una gran película lograda sin excesos, sin grandes efectos especiales que intervengan en la trama, y con un sentido e intención únicos. Una peculiar forma de plasmar las disconformidades que muchos de nosotros veremos reflejadas en esta película. ¿Necesitáis más claridad o habrá que encerraros a vosotros dentro de Cube?

Pese a que son siete los actores que intervienen, el primero de ellos Alderson (Julian Richings) se muestra a modo de introducción, presentándose como un prisionero del cubo que al entrar en una habitación es cortado en perfectos cubos. No hay segundas oportunidades dentro de Cube y sirva esto para plantear al espectador que cualquier paso en falso tendrá unas temibles consecuencias. En estos escasos minutos sabemos tanto como el resto de los ocupantes, el peligro acecha a cada segundo y cualquiera de las seis salidas puede ser un paso más a la libertad o una nefasta decisión que conduzca a la muerte. La película comienza muy muy bien desde luego.

El resto de personajes van apareciendo secuencialmente, el primero es Quentin (Maurice Dean Wint) quien asciende al cubo donde yace un inconsciente Worth (David Hewlett), qué joven está madre mía. Bueno, voy a hacer un gran inciso para mostrar una de las muchas obviedades que los críticos avispados señalan, Quentin tiene las manos llenas de sangre, curioso ¿no? Cuando todavía no ha contactado con alguien, está claro cuando se descubre su personalidad que posiblemente ya se haya encontrado con otras personas que no han corrido una buena suerte a su lado. Sin apenas tiempo de inspeccionar a Worth alguien entra por una de las puertas laterales, es Holloway (Nicky Guadagni). El sobresalto inicial la asusta un poco, no siempre te coge un tipo y te usa como jabalina.

De otro cubo adyacente oyen gritos, es la joven Leaven (Nicole de Boer) aterrorizada, Quentin la trae al cubo con los demás. E instantes después como si de Papa Noel se tratase, aparece desde la puerta de arriba Rennes (Wayne Robson) el más mayor de todos pero que parece el más motivado. Y es éste último quien ya ha pasado a la acción en la búsqueda del camino a la salida, su método para detectar trampas consiste en lanzar su bota a la habitación antes de entrar, sabe que hay sensores de movimiento y así pretende descubrirlos. De hecho él es un experto en sensores y fugas, es un prisionero difícil de mantener cautivo. Quentin es policía con un carácter severo y agresivo quien toma el mando del grupo sin cuestinamiento. Leaven es una estudiante universitaria de matemáticas joven y sin otro peculiar. Holloway es doctora, feminista, algo neurótica y paranóica. Worth es un oficinista con sus sueños rotos, sin motivación y carente de alicientes, salvo impregnar a los demás de sus malas vibraciones. Añadiré que los nombres de los personajes aluden a prisiones de todo el planeta, sólo una curiosidad.

“Tenéis que salvaros vosotros mismos” es lo último que dice Rennes antes de que su ineficiente método de la “bota mágica” no fuese capaz de detectar la trampa de ácido y éste consumiera todo su rostro matándole casi en el acto. Llega el momento de que todos recapaciten en su situación, sin comida, ni agua, apresados, cautivos en un espacio que no tiene explicación ni justificación para existir. Se cuestionan por qué ellos, y gracias a las palabras de Rennes parecen convencidos de que nada es casualidad, están allí para y por algo. ¿Por qué Leaven conserva sus gafas? Nadie más tiene algo propio. Debe ser para que ella lea algo y los pequeños pasillos de las entradas tienen lo único que hay escrito en todos los cubos, una serie de números. Descubren que si los números son primos la habitación no tiene trampas, es hora de avanzar como si de un juego se tratase, sólo que en vez de ser el parchís es más bien el ajedrez.

En su avance encuentran a Kazan (Andrew Miller) un enfermo autista cuya presencia cuestiona severamente la existencia de todos allí. Quentin no duda en decir que los entretendrá y será una carga, Holloway sin embargo se presta a ayudarle en clara oposición al autoproclamado jefe. Comienza a brotar la duda, el enfrentamiento y el mal ambiente. El hecho de que una trampa casi mata a Quentin no ayuda, el método de los números primos parece que no es del todo correcto. Worth rompe su silencio y les cuenta su historia, ayudó a hacer el cubo y les da una serie de indicaciones de cómo es, inmenso, de hecho ha sido una gran casualidad que acaben tantas personas en uno de los cubículos con las dimensiones que todo el complejo parece tener. El policía ya no muestra ningún lado amable, cada vez más opuesto a Holloway y a raíz de su confesión se la tiene jurada a Worth.

Tras la descripción de Worth, Leaven piensa que los números son coordenadas cartesianas que indican su posición aunque algo resulta confuso para ella, una coordenada mayor de veintiséis. El camino más corto pasa por una habitación con trampa de silencio, el más mínimo ruído la dispara pero no quieren retroceder y perder un tiempo precioso. Tratando de pasar Quentin casi acaba trinchado y eso es el colmo, todo se sale de control, empieza a adoptar la ley de la selva. Se enfrenta a todos menos a su querida Leaven al ver que es realmente útil. Aunque pronto descubren que están cerca del borde y Holloway sujetada con una cuerda improvisada sale a ver la situación, pero un movimiento brusco la deja colgando sólo sujetada por Quentin, que no la ayuda a subir y ésta cae sin contemplaciones, ella conocía su vida y sus antecedentes, demasiado peligroso y ya no hay tiempo para tonterías.

Quentin trata de convencer a Leaven que se una a él solo para buscar la salida, pero Worth le para los pies. El enfrentamiento se convierte en agresiones físicas contra el pobre oficinista que recibe de las suyas, incluso le lanza al cubo inferior, pero en ese momento descubren que ya habían estado ahí, el cuerpo de Rennes yace inerte. Que gracioso. La irónica situación del autista consolando a Quentin da paso a un momento de iluminación, ahora lo comprenden todo, los cubos de mueven, se desplazan cíclicamente y existe un cubo puente que enlaza con el exterior en un momento dado, las permutaciones de los números permitirán ver las coordenadas por las que pasa cada cubo. Las trampas se identifican por números que son potencia de un primo, algo que en la película estipulan que se necesita la potencia de cálculo de un ordenador, un WTF de órdago, pero resulta que Kazan es capaz de hacerlo de cabeza, ahí está su importancia. Debieron de haber comprobado qué capacidad es necesaria para hacer eso, pero bueno, ignorémoslo.

Siguen a paso firme descartando los que tienen trampa y evitando la desesperada locura que invade a Quentin. Worth es el único que le planta cara y consigue hacerle caer a un cubo inferior para tratar de avanzar sin él. Con algún que otro incidente llegan al final y ven la claridad de la salida, pero en ese momento regresa Quentin y mata a Leaven clavándole la manija arrancada de una de las puertas. Kazan está saliendo mientras Worth es apuñalado, y cuando el policía trata de ir tras el autista, el cobarde oficinista ya no lo es tanto y le sujeta, atrapándolo entre la puerta y la pared. Quentin muere seccionado al desplazarse de nuevo el cubo, un final a la altura del malo malísimo de la película. Worth y Leaven yacen obviamente muertos. Kazan sale, es el único que sobrevive.

Ya hemos comentado las múltiples interpretaciones, metáforas, símiles e ideas que se desprenden, a cuál más descabellada o acertada pero casi todas válidas, basta un repaso por la metamorfosis del carácter de cada personaje para entender los cambios que se producen en la conducta humana ante las situaciones extremas e instintivas. La persona sin voluntad se convierte en un valiente y el más racional en un títere en manos del poderoso. Magnífica historia y un desenlace agridulce pero muy muy acertado, porque si algo ha quedado obvio es que el más débil, el que solamente era dirigido, el que se veía como un estorbo, el que sólo aportó una cualidad innata que él veía como un juego fue el único que sobrevivió, a lo que sólo hay que añadir “y parecía tonto”. Grandiosa de principio a fin. No recomendarla es tener la mente a cuadros, o mejor dicho a cubos.

Worth: Oh, genial. Por lo visto aquí solo hay quinientos sesenta y seis millones y pico de habitáculos.
Holloway: Ojalá no sea cierto, aguantaremos solo tres días sin comida y sin agua antes de estar demasiado débiles para movernos.
Leaven: Pero nos darán de comer ¿verdad?
Holloway: Tenemos calor, estress, esfuerzo físico… Nos deshidrataremos. Aparte de dolores de cabeza por no hablar de mareos, desorientación y procesos mentales confusos. A partir de ahí el cuerpo empieza a descomponer sus propios tejidos.
Rennes: Chupa esto. (Dándole un botón) Hará que te fluya la saliva.

Holloway: Así que eres un escapista.
Rennes: Sí, soy la reencarnación de Houdini. Os he arrastrado hasta aquí porque necesito vuestras botas, sed inteligentes o me largaré en un visto y no visto. Basta de hablar, basta de especular, no penséis en nada que no tengáis delante de vosotros. Ese es el auténtico desafío. Tenéis que salvaros de vosotros mismos. (Acto seguido muere).

Quentin: Eh un momento. ¿Cómo puedes suponer que hay trampas basándote en lo de los números primos?
Leaven: No lo supongo, el del incinerador era primo, 083. El de la química molecular el 137, el del ácido el 149.
Holloway: ¿Recuerdas todo eso de memoria?
Quentin: Leaven tienes un cerebro privilegiado.

Holloway: Sólo la compleja industria militar se puede permitir construir algo de este tamaño.
Quentin: Holloway ¿Qué sabes tú de la industria militar? ¿La has visitado? Te aseguro que no hay nada tan complejo.
Holloway: ¿Qué sabrás tú con tus antecedentes?
Quentin: ¿Quiénes crees que forman el sistema? Son hombres como yo. Sus mesas son más grandes pero no sus trabajos. Ellos no conspiran compran yates.

Quentin: Alguno de nosotros tiene que asumir la responsabilidad.
Worth: Claro y ese alguien tienes que ser tú.
Quentin: No todos podemos permitirnos el lujo de ser nihilistas.
Worth: Yo diría que no todos somos tan presumidos para jugar a héroes.
Quentin: Sólo son ganas de vivir. Todos las tenemos, incluso tú. Sobre todo tú que te ocultas detrás de ese falso cinismo.
Worth: Ganas de vivir así que esa es la sensación agradable que siento por dentro.

Holloway: Así permanecen ocultos, tienen a todos separados para que la mano izquierda no sepa lo que está haciendo la derecha. El cerebro jamás se descubre.
Quentin: El cerebro de quién.
Holloway: Todo es la misma máquina ¿entiendes? El Pentágono, las empresas multinacionales, la policía… Si haces solo un trabajillo, construyes una pieza mecánica en Saskatoon, antes de darte cuenta ya estarás a tres kilómetros por debajo el desierto. Es el componente esencial de una máquina mortal.

Worth: Es posible que te cueste entenderlo. No existe ninguna conspiración. No hay nadie que mande. Es una patochada sin pies ni cabeza que funciona bajo la ilusión de un plan maestro. ¿Lo entiendes ahora? El hermano mayor no te está vigilando.

Quentin: Escúchame bien mujer, a cada momento me toca limpiar la sangre que viertes por él. La única razón por la que aún existes es porque yo te lo permito. Conozco a las que son como tú, sin hijos, sin ningún hombre que os folle. Así que vais por ahí ultrajadas metiendo vuestras narices en los culos de los demás, olfateando sus asuntos. Tu barco ya zarpó Holloway. Estás totalmente seca por dentro ¿verdad? Ese es tu problema.

Quentin: Tienes que seguir descifrando números. Leaven.
Leaven: No tengo fuerzas para pensar.
Quentin: Claro que sí. Tienes ese don Leaven.
Leaven: No es ningún don, sólo es cerebro.

Leaven: Danos la bota puerco. (Quentin golpea a Worth con la bota).
Quentin: Tú no quieres la bota. (Sigue golpeando a Worth en el suelo)

Worth: (Riéndose histérico) Hemos ido en círculo.

Worth: Escucha lo que digo, antes ahí había un habitáculo. Nosotros no nos hemos movido en círculos, lo han hecho los habitáculos. Eso explica las sacudidas, hemos estado trasladándonos todo el rato.

Leaven: Eso es, este espacio se mueve a 0,1 y -1 en el eje X. A 2,5 y -7 en el Y. Y a 1, -1 y 0 en el Z.
Quentin: ¿Y eso que significa?
Leaven: No sabes matemáticas.

Kazan: Astronómico.
Worth: ¿Qué te parece?
Leaven: Que no te quedan muchas vidas.

Leaven: Por cierto sabes una cosa. En este habitáculo empezamos. Yo tenía razón, nunca debimos movernos de este lugar.

Worth: Ahí fuera no tengo nada por lo que vivir.
Leaven: ¿Qué hay ahí fuera?
Worth: Estupidez humana ilimiatada.
Leaven: Tendré que vivir con eso.

  • FICHA TÉCNICA



  • Año
  • 1997
  • País
  • Canadá
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 8.7/10 (3 votes cast)
 

22 Comentarios en Cube »

  1. #1

    Feb 24 2010

    Jose Jaime - 11:23

    Yo si no me acuerdo mal hay una segunda parte, y es la que he visto yo. Yo sería el que hace el papel de llorón que no quiere esforzarse por salir, solo quejarse.

    Abrazo

    • #2

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:24

      (9/10)

      Como ya han comentado existe una segunda y tercera que es precuela. Jaja Lo grande de esta película es que el llorón se convierte en héroe, el fuerte en malvado, el “tonto” se vuelve el más útil, el inteligente en el más deseado y el astuto en el peor parado. Así que cualquier opinión a priori de como reaccionaríamos puede convertirse en algo totalmente distinto si nos pasara algo así, genial.
      Muchas gracias como siempre por comentar y un abrazo para tí Jose Jaime.

  2. #3

    Feb 24 2010

    Carlos Serrano - 19:18

    Creo que se llegó a hacer hasta una tercera parte ¿no? Bueno, yo hace siglos que vi la peli pero a mi por lo menos no me impactó mucho, no sé por qué se le dio tanto bombo. Igual tendría que revisarla pero es que no tengo ni ganas!

    • #4

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:29

      (9/10)

      Hombre, tiene fama pero yo sinceramente creo que la merece, a mí me dio mucho que pensar tanto la idea como los mensajes, era novedosa e inteligente. Además al volver a verla para comentarla no ha envejecido nada por la atemporalidad de la idea, del juego de voluntades y valores. No sé, me sigue impresionando. Pero bueno lo mismo sea sólo algo de mi cabeza quién sabe.
      Gracias por comentar Carlos, un saludo.

  3. #5

    Feb 24 2010

    Einer - 19:53

    Pues sí, existe una segunda parte y hasta una tercera parte que se llama Cube Zero y que realmente es una precuela. A mí sí que me gusta esta saga pero ponerle un nueve me parece un poco exagerado. Está bien, entretenida, pero no la considero una obra maestra. Por cierto, ¿la palabra precuela existe o es otra mierda heredada de Hollywood?

    • #6

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:37

      (9/10)

      Jeje, Precuela no sé de donde saldrá pero desde luego en la RAE no sale, así que sí vendra influenciada de la palabreja “precuel” de los EEUU.
      Respecto a la nota, hombre no es la nota de la página ni mucho menos es mía, y me parece un justo valor en honor al gran reconocimiento que me merece esta película, de todas formas es una media entre las votaciones de los usuarios registrados, así que es posible que cambie, pero fíjate en los valores que tiene en IMDB y Filmaffinity, porque son impresionantes.
      En trece años que han pasado muchas cintas han explotado aspectos similares pero no sé, el regusto de ésta pocas me lo han dejado.
      Muchas gracias por tu comentario, sigo tu página desde hace tiempo así que aprovecho para felicitarte por la calidad de la misma.
      Un gran saludo.

  4. #10

    Feb 25 2010

    serreina - 02:29

    Impresionante post, desmenuzas muy bien la película. Película por otra parte, que a mi me impresiono en su momento. Con pocos medios, actores del montón, y un escenario único, se hace una gran película, gracias al guión y al argumento, del todo novedoso, y trasladado y convertido en influencia de muchas otras películas, como bien dices.

    Es un gran ejemplo, de que teniendo buenas ideas se pueden hacer grandes cosas, aunque no cuentes casi con medios.

    Por cierto Cypher, otra gran película. Y las secuelas de Cube, ni que decir tiene, que no merecen la pena comentarlas, no le lleguan a la altura de los zapatos a la original.

    Saludos

    • #11

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:51

      (9/10)

      Cuando una película agrada tanto la crítica y los detalles afloran solos, seguro que te pasa también eso.
      Cypher lo mismo, tiene su hueco reservado algún día por aquí, con uno de los mejores giros que recuerdo, inteligente y cojonudo. De las secuelas de Cube es verdad que no llegan al nivel, pero la dimensión tiempo añadía no sólo paradojas absurdas sino el paso definitivo a la ciencia ficción que faltaba en ésta. Lo mismo algún día me pongo y reconsidero su valía. Lo mismo hasta me sorprende.
      Muchas gracias por la visita y un saludo Serreina.

  5. #12

    Feb 25 2010

    Cosechadel66 - 08:43

    Una gran película, sin duda. Claustrofóbica y angustiosa. EN cierto modo, precede a la mucho más exitosa Saw en cuanto a ciertos planteamientos psicológicos….

    Carpe Diem

    • #13

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:54

      (9/10)

      Sí, totalmente de acuerdo. Directa o indirectamente Saw mama algunas ideas, claro que las explota de una manera mucho más radical.
      Muchas gracias como siempre por la visita y un saludo Cosechadel66.

  6. #14

    Feb 25 2010

    elPiter - 08:55

    Geniales las tres, en mi opinión. Hasta la precuela (Cube Zero) es buena, cosa poco común en las precuelas :)
    Mi opinión tampoco es relmente muy objetiva, porque adoro este tipo de películas de grupos cerrados de gente que evolucionan o involucionan influenciados por el resto y la situación.
    Un Saludo y Suerte!

    • #15

      Feb 25 2010

      Cobra - 12:57

      (9/10)

      Tengo que decir que la segunda no me desagradó como ya he comentado antes, la componente tiempo era muy atractiva y convertía la película en clara ciencia ficción, con un giro en medio y otro al final que era rizar el rizo de la genialidad. Cube Zero me resultó algo coja, pero no tengo malos recuerdos del todo, no sé.
      Me quedo con tu acertada descripción sobre grupos cerrados que evolucionan según las circunstancias y el resto de gente que les rodea, una anotación genial.
      Muchas gracias por visitarnos y un saludo elPiter.

  7. #16

    Feb 26 2010

    Dialoguista - 07:38

    Pero que gran post!!! Me fascinó esta peli cuando la vi, y me volvi fanática. Aunque debo reconocer hay cosas que todavia no entendí.
    Para empezar, agradezco el dato que todos los nombres son nombres de cárceles del mundo, lo desconocía.
    Para seguir, supongo que ya las has visto, pero si no lo hiciste, no podes perderte el cubo2 (la segunda parte) y luego el cubo cero (la tercera parte). Y no se te ocurra, jamás, saltearte el orden, porque si no te vas a enojar mucho con vos, jajajjaja. Si las ves en el orden que te digo, que es el real para verlas, vas a quedar tan maravillado como yo!!!!!!!!!
    Y sigamos hablando, hacés una referencia muy pero muy acertada con saw, yo solo vi las dos primeras de saw, pero si, hay un esqueleto parecido, y obviamente hay otras pelis que también lo tienen. Pero estas dos, son las que destacan.
    Sobre la manera de ser frente a los límites, bueno, también esta la peli El Experimento, que sin ser tan buena como esta, se deja ver, es muy buena peli ;-)
    Y tenemos muchisimas asi, y es que, en realidad, lo que plantean no es (salvo saw, que es muy morboso) no es morboso por el solo hecho de serlo, hay como explicas vos, toooooooda una cuestión social, y humana. Son nuestras actitudes, que se desnudan. Y que feos que somos.
    Me encantó esta entrada!!!!!!!!!!!!!!!!

    • #17

      Feb 27 2010

      Cobra - 14:10

      (9/10)

      Muchas gracias, es una película que fascina desde luego, ojalá pudiese volver a verla por primera vez (Sé que me repito). Respecto a Hypercube y Cube Zero, tengo que decir que también las disfruté muchísimo. Y por supuesto las ví en el orden en el que se hicieron, si no, no tendría nada de gracia como bien señalas.
      Saw es muy curiosa, las primera es novedosa y las otras se centran sobretodo en la sangre y el gore, y creo que van en picado hasta que llegamos a la quinta que se convierte en algo, para mi gusto mejor, centrándose más en conflictos morales y psicológicos y menos -¡levemente menos!- en el gore, renovando la franquicia, así que te recomendaría verlas hasta ese punto. De la sexta aún no puedo opinar pero espero que hayan seguido esa línea.
      La del Experimento, por cierto gracias por recordármela, tendría que ponerme algún día y analizarla porque anda que no tenía miga. Esa si que merece un profundo análisis sobre la crueldad humana, sublime.
      Me alegro que te haya gustado la entrada, esta película se engrandece gracias al espectador, a su experiencia y los valores que ve reflejados. Y a mí particularmente nunca dejará de encantarme.
      Muchas gracias por tu gran comentario, un placer verte por aquí y un gran saludo.

  8. #18

    Feb 26 2010

    Carlos Gallego - 13:19

    Realmente tengo ganas de ver está película, la tengo en tareas pendientes desde hace tiempo, me pondre las pilas para verla cuanto antes, de Vincenzo Natali, tengo ganas de que estrenen Splice, con Adrian Brody, que tiene muy buen pinta por los trailers e imágenes que han ido llegando.

    Un saludo

    • #19

      Feb 27 2010

      Cobra - 14:16

      (9/10)

      Carlos, esta película tienes que darle prioridad en esa lista, pese a que opino que es atemporal. También tengo interés es Splice, he leído alguna cosa interesante por ahí, el bicho ese del trailer da mal rollo y además sabemos que de este Director cualquier idea, por descabellada que sea puede ser posible, ya veremos.
      Muchas gracias por la visita y el comentario. Un saludo para tí.

  9. #20

    Mar 9 2010

    Sofi - 15:14

    me encantó este post! muy bien analizada la película… También vi las 3, y la que más me gustó fue el cubo zero, tiene tanto simbolismo… me encantaria leer una análisis.. que opinan de la pregunta del final del cubo??? CREES EN DIOS??????????????? eso si es limado… jajja me encantaria leer comentarios de lo q creen q significa…

    • #21

      Mar 11 2010

      Cobra - 14:27

      (9/10)

      Muchas gracias Sofi, yo creo que la primera película es realmente la fuerte por la novedad, en la segunda quisieron dar un paso más que resultó bastante desastroso, pero que supieron corregir en la tercera, una película más esclarecedora pero igual de retorcida. Respecto a ésta algun día haremos el análisis que bien lo merece y lo comentaremos, además así refrescamos un poco la memoria.
      Lo que creo que no se resolvía era qué les pasaba a los que respondieran que “SI”, menudo debate da eso. Lo dicho, tengo que verla de nuevo antes de nada.
      Muchas gracias por tu comentario y por visitarnos, esperamos verte más por aquí.
      Un saludo Sofi

  10. #22

    Nov 30 2011

    Allmanzor - 17:32

    Hola.
    Recuerdo que la vi cuando salió en alquiler (1998) y me impactó. Siempre la he considerado una gran pelicula y esta semana la han dado en La sexta3 y la he vuelto a ver. Encantado otra vez me ha dejado. Si bien algunas peliculas “envejecen” y la gente se obsesiona por descalificar lo antiguo, tambien es verdad que muchos bodrios actuales no llegan a las suelas de ciertos clásicos. No se trata de que una pelicula aguante o no el paso del tiempo. Se trata de saber comprender su mensaje y su momento. Cuando se entiende esto, se amplía el disfrute del cine de cualquier época sin importar los años que hayan pasado de su estreno. Pero en fin, que Cube es grande grande :)

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Feb 24 2010

    Trackback » Bitacoras.com - 09:34

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Existe una tendencia en el cine relativa a la forma de reaccionar que tiene el ser humano ante una situación extrema, coartando su libertad y examinando su espíritu de reacción. Razón contra instinto. La capacidad de vale……

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »