¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Ago 1 2009

El sargento de hierro

por Cobra.

Que no te toque hacer la mili con uno así.

8.5

El sargento de hierro

Encarecidamente rechazada por los militares, esta película se puede entender como una exaltación del estilo castrense estadounidense, aunque exagera tanto ese entorno varonil que logra producir la sensación de ser una sutil comedia negra.

Clint Eastwood ha hecho de todo, y pese a la calidad de su cine muchos siguen pensando en él como Harry o con un sombrero de cowboy. Otros dirán que esta no es una de sus mejores obras, y seguramente estén en lo cierto, pero si la has visto y no has usado alguna noche con los amigos una frase que aparezca en ésta, deberíais pensar en comprar menos garrafón.

Y es que cada diálogo, cada frase, cada palabra y sobre todo cada mueca de Highway(Clint Eastwood) está perfectamente estudiada y analizada para aportar nuevos matices al personaje, el insulto fácil, indiferencia a la raza del interlocutor, comprensión, desprecio, justicia… Todo se combina en una armonía conversacional que hace que los textos tengan mucha presencia en el espectador, no es simplemente la cantidad de insultos, sino cómo y con qué énfasis los dicen. Y eso se extiende a cada personaje, desde Stitch Jones(Mario Van Peebles) al mayor Powers (Everett McGill), bastan tres palabras y su entonación para saber si debe caerte bien o mal, grandioso.

Se me inflan los cojones, como bien diría Highway al escuchar a alguien criticando esta película, a qué viene oponerse a algo que es en sí mismo tan polivalente, porque sabemos que es un panfleto propagandístico militar, pero también contiene un sin número de autocríticas a los métodos y pocos logros estadounidenses de los personajes hasta la fecha. Una de cal y otra de arena a cada paso, una evolución lógica en el desarrollo de los protagonistas y aún me viene algún que otro despreciable comparándola con la Chaqueta Metálica, ridículo.

Pese al guión bélico, el personaje de Highway, una antigua gloría que aún tiene algo que aportar a los marines, lucha a su vez por recuperar la vida que el propio ejército le arrebató. Sensible y comprensivo cuando es necesario demostrando que la experiencia es un grado y apreciarla es una sabia cualidad. Una película que se puede disfrutar y te puede contrariar, pero también puede llegar a convertirte en una máquina de matar y amar, disfrútenla.

Clint Eastwood realiza el papel de su vida, no me vengas con chorradas de papeles de policía que me descojono. En cada segundo está sublime, te planteas qué puede estar maquinando su cerebro y con qué frase saldrá del paso, aunque las hayas memorizado tantas veces aún esperas con ansiedad que salgan las palabras de su boca una a una.

La película puede dividirse en tres partes, la inicial que desconcierta un poco es una especie de introducción histórica que no aporta absolutamente nada. Imágenes de archivo o que tratan de aparentarlo pero que solo sirven para que el espectador piense en un elemento viejo, olvidado, un tiempo que pocos recuerdan, que otros desearían no recordarlo, a continuación se introduce a Highway contando su historia, su batallita, de tiempos remotos, es nuestro viejo elemento, aferrándose al pasado porque es lo que mejor conoce. Y esto amigos explica esa desconcertante parte inicial.

Highway es un tipo duro, pero sobre todo es un tipo leal a su país, y su último aporte quiere que sea en el mismo sitio que comenzó su andadura en los marines, aunque nadie le advirtió que tendría bajo su mando a la Unidad de Reconocimiento, un manojo de vagos e ineptos con la moral muy baja, apenas sin autoestima y que no se muestran muy amistosos ante el cambio radical que el nuevo sargento pretende hacer. No cabe la menor duda que Highway los convertirá a base de cojones y no sólo eso, sino que los transformará en una gran tropa.

Por tanto la segunda parte se desarrolla en los barracones, de convertirlos en soldados, llegando a la parte final, de obligada aparición para considerar esta película como bélica. Un auténtico desembarco para liberar rehenes en la caribeña isla de Granada. La parte más criticada y diferente, pero qué coño, había que mostrar que los penosos soldados se han convertido por fin en hombres, capaces de cubrirse las espaldas y de solventar la situación que se les plantee, improvisando y adaptándose. Y de eso se trata, de reconocer lo que Highway había conseguido.

En la parte intermedia que concentra el mayor interés Highway trata de recuperar a su ex esposa Aggie(Marsha Mason), para ello sigue leyendo revistas sobre sensibilidad y acercamiento al género femenino, puede que al final le sirvan de algo. Por otro lado hay que destacar también el compañero de penurias del sargento, ChooZoo(Arlen Dean Snyder) quien ha mordido el mismo polvo que él y amenizará con sarcasmos los momentos en los que Highway no lo haga.

Cada vez que haciendo zapping me cruzo con “El sargento de hierro” no puedo evitarlo y la veo completa, es una debilidad y admito que no me canso de hacerlo. No soy admirador de ese estilo superior que muchas películas estadounidenses poseen, y esta como es lógico en ciertos momentos los tiene, pero como soy incapaz de situar un entorno mejor para colocar a un sargento como Highway lo acepto de buen grado y espero que muchos aún sigan disfrutando como hago yo de esta película.

Highway: Quiero decir que tengas cuidado. Que tengo mucha mala leche, como alambre de espinas y meo napalm, y puedo traspasar el culo de una pulga de un tiro a doscientos metros, así que vete a machacártela por ahí cara de perro antes de que te rompa los morros.
Recluso: No hablarás tanto cuando te haya metido los cojones en la boca maricón.

Highway: Como os estaba diciendo había una morenita en Bangkok que tenía un chocho que era una maravilla.

Juez: Sargento Highway, estando borracho alteró usted el orden y provocó una pelea en un establecimiento público… ha orinado en un coche de la policía.
Highway: No podía aguantarme señoría.

Policía Reese: Te voy a meter una multa de cojones, yo no hago descuentos a soldados.
Highway: Es una pena, tu mujer si los hace.

Highway: Sargento aparta ese puro de contrabando de mi vista antes de que te lo meta tan dentro del culo que te quemes la nariz cuando intentes encenderlo.

ChooZoo: ¡Eh sifilítico! ¿Cómo te atreves a beber café en mi taza?
Highway: Sí es cierto, es peligroso aún no me han vacunado.
ChooZoo: Si tu cerebro funcionara a la misma velocidad que tu boca serías un general a estas alturas.
Highway: Bueno, si fuera tan feo como tu Sargento Mayor, intentaría hacer anuncios de profilácticos.

ChooZoo: El culo de nuestro oficial de operaciones está tan cerrado que caga por la boca.

Powers: Los hombres de la sección de reconocimiento no se sienten motivados y quiero que estén en forma.
Highway: Yo les convertiré en máquinas de matar y amar señor.

Highway: Soy el sargento de artillería Highway, he bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos. Bien el mayor Powers me ha dado el mando de esta sección.
Fragatti: No nos hace falta para nada.
Highway: Os voy a hacer falta hasta para haceros una paja. Os lo aseguro.
Collins: No me diga.
Highway: ¡Vosotros no me impresionais!
Profile: La sección de reconocimiento es cojonuda.
Highway: Si os habéis creído nenas que vais a poder escurrir el bulto porque vuestro último sargento era una mariquita a punto de jubilarse que pasaba de todo ¡os habéis equivocado! Vais a empezar a comportaros como marines ahora mismo.
Fragatti: ¿A qué ha venido aquí?
Highway: Te lo voy a decir, hago esto porque me muero por meterme en la ducha con vosotras nenas. Y porque no quiero que me vuelen la cabeza en un país lejano porque tu no sabes hablar mi idioma ¿comprendes?
Aponte: Hurra.
Highway: ¿Y tu?
Quinones: Sí, sargento.
Highway: Bueno, bueno, bueno, bueno. Estoy aquí para comunicaros que la vida tal y como la habéis conocido ha terminado. Más vale que os vayáis al pueblo esta noche a reíros y a hacer el gilipollas, o a restregar vuestras pichitas contra vuestras novias, o a meterla en cualquier agujero pero sea lo que sea hacedlo, porque mañana a las seis de la mañana, vuestros culos serán mios.

Highway: Te corres de gusto cuando te metes con un marine.
Roy: Yo muerdo las pollas y las escupo.
Highway: ¿Ah sí? Entonces lo mejor será que te tumbe sobre esa mesa y te dé por culo.
Roy: ¿Qué has dicho?
Highway: Así podrás ir a tu casa con una sonrisaen la cara y presumiendo de que acabas de cepillarte a un tío cojonudo.
Roy: ¿Qué clase de mariconazo eres?

Stitch Jones: Joder, no me lo puedo creer. A Roy Jennings le hubiera sacudido una buena paliza, pero estaba ocupado intentando protegerle, está en deuda, le he salvado la vida.
Highway: No pienses que vamos a intercambiar saliva en la ducha.
Stitch Jones: Será hijo de puta este cabrón.

Highway: Basta con una sacudida de las pollas señora, dos ya es una paja, os debilitaría y tenéis que estar fuertes.

Highway: Cojones vamos canta algo (Quinones le hace un gesto con el dedo). Te voy a romper el dedo con el que le haces las pajas a tu novia.

Webster: Esos retrasados mentales no podrían ni conquistar un retrete.
Highway: ¿Como el retrete donde vives tu?
Webster: El mayor Powers y yo estamos reclutando una compañía de elite de soldados de asalto.
Highway: Lo único que tu eres capaz de reclutar son culos llenos de almorranas.

Webster: El mayor Powers te va a enseñar como disciplinar a tus hombres.
Highway: Webster si un día Powers se para de repente te encontrará detrás lamiéndole el culo.

Highway: ¿Qué es lo que somos ChooZoo?
ChooZoo: Somos bastardos de pelo corto, con hachas en vez de pollas y queroseno en vez de sangre.
Highway: Sí, somos todo eso desde luego.

Meyers: ¿Cuál es su opinión de esta alerta?
Highway: Es una hijoputada.
Meyers: ¿Qué dice?
Highway: Los marines somos luchadores, señor. No deberíamos estar sentados rellenando solicitudes para obtener material que ya deberíamos tener.
Meyers: Una observación interesante. Siga Mayor.

ChooZoo: Vístete con esmero y con todas tus medallas, para que puedan ver a un héroe gilipollas vivo y no en un ataúd como es costumbre.
Highway: Busquemos el bar.
ChooZoo: Buena idea.

Highway: Te propongo un brindis por J.J. y los trozos que no pudimos encontrar de él.

Stitch Jones: No se muera hombre. ¡Sargento!
Highway: Jones, aunque estemos cogidos de la mano eso no quiere decir que vayamos a ducharnos juntos esta madrugada ¿me oyes?

Highway: Con el debido respeto señor, se me están empezando a inflar los cojones.

Highway: Bueno ChooZoo, no creo que ahora seamos 0 X 2.

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1986
  • País
  • EEUU
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 8.5/10 (2 votes cast)
 

5 Comentarios en El sargento de hierro »

  1. #1

    Ago 1 2009

    Rudy Spillman - 15:03

    Cobra, has realizado una excelente descripción, diría que impregnada de detalles importantes que llevarán al lector a decidir verla o no según sus propias necesidades cinematográficas. Yo, personalmente te diré que las dos últimas películas de Eastwood como director me gustaron mucho. Sobre ésta y según tus comentarios, no estaría tan seguro. Gracias por tu impecable trabajo.

  2. #2

    Ago 10 2009

    McClane - 21:39

    (8/10)

    Quiero a Clint Eastwood como si fuera mi padre. Punto.

  3. #4

    Ene 16 2010

    legionario99 - 21:43

    El sargento Highway es Dios

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Ago 1 2009

    Trackback » Bitacoras.com - 04:51

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Encarecidamente rechazada por los militares, esta película se puede entender como una exaltación del estilo castrense estadounidense, aunque exagera tanto ese entorno varonil que logra producir la sensación de ser una sutil c…..

  2. May 27 2010

    Pingback » El jinete pálido | No sé de cine - 19:45

    [...] como director suena ya repetitivo: Gran Torino, Sin Perdón, El Intercambio, Cartas desde Iwo Jima, El sargento de Hierro,… Si las sumamos a las que aparece meramente como actor los fans, entre los que me incluyo, [...]

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »