¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Oct 11 2010

Gattaca

por Cobra.

Los genes no dan la felicidad

9.0

Gattaca

La sociedad es competitiva, puedes aceptarlo o mantenerte al margen, pero qué pasaría si tuvieses que decidir por otra persona, por ejemplo tu hijo, definiendo su estatus y sus privilegios para garantizarle así una exitosa vida. Cuál es la peor condena, dejar sus posibilidades en manos del azar y su espíritu de superación o elevar sus límites tan arriba que cualquier fallo pueda suponer un colosal fracaso. Un panorama no muy lejano, un debate que se presta a extrema reflexión y un lugar donde sólo el privilegiado puede entrar, bienvenidos a Gattaca.

La ciencia ficción, un género tan amplio, a priori casi ilimitado, donde cada idea por absurda que sea puede generar múltiples posibilidades y hay que ver lo increíblemente explotado que está. Ahí radica una de sus primordiales claves, saber qué idea o qué situación atraerá al espectador envolviéndolo en un complejo manto de incertidumbres pero que a su vez sea una sensación tan acogedora y vívida que nadie osaría perdérsela. Andrew Niccol lo hizo muy bien, en su baraja puso aspectos clave de la vida cotidiana y los proyectó en un escenario no muy alejado, fácil de creer, usando unas emociones fundamentales y básicas con las que todo el mundo puede identificarse. El creador de otras magníficas películas como El Show de Truman, La Terminal o El Señor de la Guerra y en menor medida de Simone dio de lleno con la forma de hacerlo. Gattaca es posiblemente su obra cumbre, fue su inicio, su comienzo y puso su listón personal muy muy alto.

El futuro es alentador, pero nadie quiere un futuro vacío, carente de sentimientos y emociones. Queremos esperanza, una previsión de un mundo cada vez mejor y no en declive, nadie está cómodo ante un aciago destino donde las personas poco a poco van perdiendo su humanidad y todo se reduce a intereses y motivaciones que se alejan de la felicidad, un lugar donde nadie busca ya cumplir algún sueño. Es la ausencia de metas, la desesperanza que provoca el tenerlo todo y no saber muy bien en qué consiste la lucha por una creencia o una ambición. Pero aún no está todo perdido. Las cuestiones que nos plantea Gattaca no son complejas aunque tampoco son triviales, ni la perfección se libera de toda responsabilidad, ni la libertad del individuo puede ser bloqueada y anulada sin esperar una reacción opuesta. La vida es un complejo mecanismo que no puede ser simplificado fácilmente, basta añadir en nuestra balanza un poco de peso extra para que todo el sistema de poleas y pesas se desequilibre cayendo irremediablemente.

Gattaca plantea el debate dando por asimiladas las consecuencias, no trata de hacer un alarde reflexivo introduciendo cuestiones éticas y morales. Su punto de partida está claramente definido, la manipulación genética ha transformado la sociedad, los valores, los criterios para examinar al individuo y finalmente la forma de ver y entender el concepto propio de la vida. A partir de ahí comenzará el juego, la verdadera estrategia en la segmentación social que se ha producido, en la marginación del ser inferior por parte del superior. Al liberarnos del razonamiento del por qué la evolución humana ha seguido ese nefasto sendero todo podría parecer más simple ya que no podemos cambiarlo, pero miles de años de historia nos ha enseñado que el ser humano es difícil de apaciguar y sea como sea nos adaptamos al cambio. Bien es cierto que el detonante de todo esto, que no es otro sino la manipulación genética, se prestaría a un segundo y más extenso debate, del que la película de forma sublime tras dejarlo en nuestro cerebro, se va alejando poco a poco. Magistral.

Y precisamente por eso Gattaca sufre las consecuencias de su genialidad, quien la recuerda considera que la película se adentra en el debate de la bioética, la moralidad de la ingeniería genética y el poder de decisión de la medicina o los padres en última instancia. Pero no amigos, no. Gattaca está por encima de eso, las posibles cuestiones ya han sido superadas y la discusión se centra en las consecuencias estrictamente finales y humanas, donde hay que convivir con eso. En cómo se ha transformado absolutamente cada fracción de la sociedad y de la convivencia humana. Un matiz que se podría poner en tela de juicio pero la intencionalidad de esta película es mucho más concreta y divaga mucho menos. Un acto de confusión certero porque caeremos en la trampa de la discordia desde la que partimos, así mientras meditamos sobre asuntos que en la película no podemos eludir estamos abocados a pasar por el aro como leones domados. Me postro y humillo ante tan indescriptible y efectivo recurso.

Hemos mencionado las buenas cartas de la baraja del Director, pero sus jugadores fueron inconmensurables. Hablamos de un trío de lujo a los que bien podemos agradecer la increíble credibilidad que una película de estas características necesita. Ethan Hawke como el gran luchador, Uma Thurman excepcional e íntegra en sus labores para adentrarnos en la personalidad del protagonista y Jude Law, un personaje que desprende sufrimiento por doquier pero que debe de mantener una fachada de fortaleza inapelable. Un elenco de gran altura que se come la pantalla pero además fueron hábilmente complementados con otras caras conocidas como Gore Vidal, Xander Berkeley, Tony Shalhoub o Alan Arkin.

Gattaca es un referente sin duda, lo fue prácticamente desde su estreno, por estética, por temática y por sus numerosos a la par que meticulosos detalles. Nada se sitúa al azar y todo tiene un específico sentido que refuerza o matiza ideas que complementan el progreso de los personajes. Cuantificando cuales son los factores principales para tener una vida de éxito y menospreciando todas las taras que evitan o ralentizan el éxito, claro que la propia definición de lo que es el éxito se ha visto trastocada y deshumanizada. Entre todos esos aditivos encontramos la banda sonora de Michael Nyman, que nos adentra en ese mundo de sentimientos enfrentados, una distopía mecida con los acertados compases de quién también puso la fabulosa banda sonora de El Piano o Ravenous. En Gattaca cada una de las melodías culminan el matiz melancólico que muchos momentos transmiten, con una sabia perfección a la hora de encajar.

Una estética que realiza una función primordial, no sólo ya en la deshumanización del individuo aportando una carencia de color y forma, sino también en esa localización anacrónica con vestimentas, vehículos y mobiliario de los años cuarenta, una homogeneidad solamente alterada al ver los cohetes espaciales iniciando su viaje, o escuchando el sonido de los motores eléctricos. Hasta los gadgets e instrumentos parecen sacados de una película steampunk. Con guiños, referencias y autoreferencias incluso desde el mismo título Gattaca, escrita con las letras de los componentes básicos de nuestro ADN. Todo cuidado, todo endulzado con ese enriquecimiento que consigue elevar la calidad y atribuir a una pieza una atemporalidad incuestionable.

Posiblemente entre las cinco o quizás dos mejores películas de ciencia ficción de la historia Gattaca es un compendio de temáticas que logran un efecto explosivo. Un recorrido por el sufrimiento de unos complejos personajes, adentrándonos profundamente en los miedos, sueños y desesperanzas de unos seres que luchan por ese resquicio de humanidad que todo el sistema les niega. Y a la conclusión tras el claro mensaje esperanzador los créditos finales devuelven el protagonismo a nuestra conciencia, nos hace recuperar el punto de partida que dimos por obligatorio, cuestionando de nuevo el detonante de todo, volviendo a plantearnos cuáles han sido las consecuencias de la manipulación genética. Es imposible no reflexionar sobre ello, además el tiempo ha demostrado que este debate superó a la propia película llegando a enmascararla. Para mí una virtud y que ensalza aún más mi estima por Gattaca, un film recomendadísimo y cuya demostrada inteligencia logra que cada visionado resulte más interesante. Obligatoria.

Gattaca empieza pero la partida hace mucho tiempo que comenzó, es un día cualquiera en la vida de Vincent Freeman (Ethan Hawke). El proceso no es sencillo: exfolia todo su cuerpo, se corta el pelo, las uñas y se peina a conciencia para evitar que algún capilar se desprenda durante el día, se afeita y se camufla para adoptar la identidad que le permite hacer lo que siempre deseó, lo que la sociedad le impide hacer con plena libertad. Prepara su pequeña muestra de sangre bajo una falsa huella dactilar para engañar al análisis diario de su empresa. Trabaja todo el día duro pero fingiendo ser otra persona recibiendo los halagos de su jefe Josef (Gore Vidal). Limpia minuciosamente su escritorio para no dejar ni una escama de su propia piel, cubre su rastro dejando algún pelo y muestras de la persona a quién sustituye. En la sala médica y bajo la supervisión del Doctor Lamar (Xander Berkeley) efectúa su análisis de orina extrayéndola de una bolsita muy hábilmente disimulada y regresa a casa. Un control preciso de todos los factores, esa es la premisa que debe sostener Vincent cada minuto. Puede que interprete a otra persona pero el sueño que vive es plenamente suyo… hasta que sucede el incidente.

Entonces llega el momento de retroceder y contar la historia de Vincent, el “Hijo de Dios” un niño concebido de forma natural, en un mundo que poco tiene ya de natural. Un niño al que el análisis de su esperanza de vida y su previsión de enfermedades cardíanas no decía otra cosa salvo que no merecía el nombre de su padre Antonio (Elias Koteas). De esa forma llegó su hermano pero esta vez seleccionado, escogido gen a gen, sin defectos gracias a la poderosa ciencia médica. Anton Freeman (Loren Dean), el perfecto hijo, con quién Vincent nunca podía competir. Dos hermanos, uno “Válido” y otro “No-Válido”, uno con todas las puertas del futuro abiertas y el otro abocado a un plano inferior, sin privilegios y sin aparentemente sueños ni gloria. La sociedad margina a los pobres en genética, los análisis de sangre, saliva, orina y pelo son el discriminador social y definen el estatus de cada individuo. Pero el ser humano apenas puede ser contenido y las esperanzas de Vincent por cumplir su sueño eran difíciles de contener, puede que sea menos óptimo pero es un auténtico luchador y el día en que venció nadando a su hermano supuso un revulsivo en su interior y se dio cuenta que algunos límites los impone uno mismo.

Inferior en muchos aspectos pero pleno en motivación Vincent abandona su hogar en busca de una alternativa a su predeterminado destino. Obtiene un trabajo de encargado de limpieza en la empresa Gattaca, que se dedica a realizar viajes espaciales, pero como todas las grandes empresas, un lugar destinado solo a los “Válidos”. Ahí es donde cobra fuerza su decisión de lograr su meta, y la única forma posible es convertirse en un “Eslabon prestado” o un “Degenerado”, es decir suplantar la identidad de un privilegiado a todos los efectos. Para ello acude a German (Tony Shalhoub) quién se dedica a comerciar con identidades de “Válidos” que por algún aciago suceso han caído en desgracia. El elegido para ser suplantado será Jerome Eugene Morrow (Jude Law), en silla de ruedas tras un accidente de tráfico donde fue atropellado. Pese a que Vincent no ve parecido alguno le convencen de lo contrario, en esta sociedad las fotografías, los retratos y el simple hecho de mirar un rostro no significa nada, para mostrar belleza ya están los genes.

Vincent aprenderá a comportarse, pasara por el proceso de eliminación de su “No-Válido” para no dejar restos que puedan comprometer su disfraz. Hasta tendrá que someterse a una operación de aumento de altura. Todo sacrificio parece escaso, pero al final Vincent consigue entrar en Gattaca y ve con esperanza que su sueño ahora sí puede ser alcanzable, de hecho a ojos de todos es uno de los mejores “Válidos”. Durante mucho tiempo Vincent trabaja duro diseñando, organizando y proyectando el viaje a Titán, una de las lunas de Saturno. Y su misión parece que por fin ha sido aprobada pese a los rumores que corrían de que el Director General no iba a autorizarla finalmente. Aunque la cosa se complica cuando el mencionado responsable aparece asesinado en su despacho, un suceso extraño que parece que beneficiará a nuestro protagonista.

Vincent iniciará dos relaciones, una con Jerome acercándose más y más, compartiendo sus vidas, conociendo sus respectivas situaciones, y finalmente convirtiéndose en la idea más reveladora que florece durante toda la película. Jerome es prácticamente perfecto pero eso le somete a presiones y a expectativas que pudieron con él a no poder cubrirlas, confesándole a Vincent que su accidente no fue fortuito y también fracaso en su intento de suicidio. En cambio Vincent fue privado de poder tener metas por encima de su estatus, vetándolo y no permitiendo demostrar su ambición y ganas de superación. Por otro lado comenzará una relación sentimental con Irene Cassini (Uma Thurman), enamorada de Vincent pero con un cortejo un poco atípico, más acorde a los tiempos, “yo analizo tu pelo, veo que eres superior, me interesas y sólo entonces te dejo uno mío para que lo analices”. Ni mandar mensajitos de texto románticos hay que hacer en este futuro. Mientras ambas historias se desarrollan el suceso del asesinato genera una minuciosa investigación donde encuentran una pestaña de un tal Vincent Freeman, que recordemos a ojos de todos es Jerome. Todo apunta a él y eso puede complicar bastante las cosas, incluso Vincent parece perder un poco los nervios, aunque Jerome le convence de que no tiene nada que perder y debe seguir. No sólo eso, él está orgulloso de su esfuerzo, de la vida que le está otorgando que no fue capaz de tener y vive la experiencia como si fuese suya propia, y el uso del plural en sus conversaciones remarca por primera vez esperanza en el tono de voz de Jerome.

Las cosas parecen complicarse aún más, la policía hace controles de carretera que casi acaban con la tapadera de Vincent, comprueban la sangre de todos los que viven cerca de Gattaca y también efectúan análisis sorpresa en la sede para ver si hay algún infiltrado entre ellos. Mientras Vincent esquiva todo esto debe de simultanear su relación con Irene, que parece empezar a sospechar algo, sobre todo cuando tienen que huir salvajemente de una cita romántica luchando contra la policía, escapando de algo. Tras hacer el amor, es desgarradora la imagen de Vincent limpiándose desesperadamente en la playa, tratando de quitarse de encima restos de sí mismo, es una obligación y también una obsesión para él. Muy representativa y que muestra los extremos en la lucha por la superación.

El detective que lleva el caso del asesinato parece entender lo que sucede pero por una extraña razón no da el golpe definitivo contra Vincent. Sabe que Irene puede llevarle a su casa, así que la acompaña, pero ambos se encuentran allí al auténtico Jerome alertado por Vincent que trata de disimular lo mejor que puede y gracias a Irene engañan al detective. Aunque claro ella ya descubre lo que está pasando, Vincent está suplantando a Jerome y bien podría haber sido el asesino del Director aunque nuestro protagonista trata de convencerla de lo contrario. Cuando todo parece perdido la investigación da un giro y se descubre que el verdadero asesino es Josef, quien no quería que la misión se cancelase. Como el lanzamiento es inminente colabora y asume la culpa así que finalmente todo parece que va a salir bien. Pero no todos los cabos están atados así que Vincent y el detective se encuentran, éste resulta ser su hermano Anton Freeman. Los años han pasado pero sus diferencias la resolverán como cuando eran niños, nadando, donde una vez más Vincent le demostrará el por qué de su lucha y el por qué de su fe. Al volver a derrotarlo Anton dejará que Vincent cumpla su sueño, por algo son hermanos. No llega a comprender como algo que no está predestinado a pasar vuelve a suceder y esa es la grandeza de la raza humana.

Irene acepta cómo es Vincent y comprende el por qué lo ha hecho, quizás le espere a su regreso ahora que tiene una visión completamente distinta de las cosas, no todo es tan obvio ni está estrictamente estipulado, hasta el amor que ella siente es una sensación nueva, nunca lo había experimentado de esa manera porque no aparecía en las instrucciones que le obligaron a seguir. Jerome va a tomar unas vacaciones mientras viaja, le ha dejado muestras de sangre, orina y restos corporales para cubrir una vida entera suplantándole, lo que Vincent no sabe es que piensa suicidarse ahora que al menos será recordado por su nombre, por su hazaña espacial, no habrá sido él pero al menos alguien llegó a cubrir las expectativas que un “Válido” tendría que haber cumplido por sí solo. Vincent se encamina hacia la nave, pasos solitarios, cumplir su sueño está próximo pero antes algo imprevisto sucede, un último análisis de orina que no se esperaba.

Tan cerca y ahora parece que todo concluirá, el Doctor Lamar le habla de su hijo cuya selección genética no ha resultado todo lo bien que se esperaba, Vincent se siente capturado, le pide que entienda que es tan bueno como los demás y siente como por muy poco no cumplirá su sueño al ver en la pantalla su auténtica identidad como “No-Válido”. Pero el Doctor le da un consejo, los diestros no se la sujetan con la zurda y pulsa el botón que cambia la identidad a “Válido”. Jerome se siente agradecido, Lamar lo sabía desde el principio, es sobrecogedor y parece que aún hay cierta esperanza para la humanidad. Con este gesto concluye una película mágica, llena de emoción y de reflexión. Gestos y advertencias de cara a un futuro que no nos resulta tan lejano e imposible. Dándonos a entender lo que podemos y no debemos hacer, mostrando un mensaje sabio que debemos aprovechar y a todas luces un futuro que deberíamos evitar. Recomendada y sublime. Sublime y recomendada.

Dr. Lamar: (Mirándole el instrumento) Mmmmh Jerone, nunca tímido, mea cuando se lo ordenan. Estás muy bien equipado ¿te lo he dicho alguna vez?
Vincent Freeman: Sólo siempre que vengo.
Dr. Lamar: Son gajes del oficio. Veo muchísimos en el transcurso del día. Y tu ejemplar es sencillamente excepcional. No entiendo por qué mis padres no me pidieron uno así.

Vincent Freeman: Fui concebido en el Riviera, no en el Hotel Riviera, sino en el modelo fabricado en Detroit. Solían decir que un niño concebido por amor tenía más posibilidades de ser feliz. Ahora ya nadie lo dice. Nunca entenderé qué fue lo que empujó a mi madre a poner su fe en manos de Dios en vez de en las de su genetista. Diez dedos en las manos y diez en los pies, eso era lo único que importaba antes, ya no. Ahora a los pocos segundos de vida ya se podía saber el tiempo exacto y la causa de mi muerte.
Enfermera: Lesión neurológica, sesenta por ciento de probabilidad. Depresión maníaca, cuarenta por ciento de probabilidad. Trastornos por falta de concentración, ochenta y nueve por ciento. Trastornos cardíacos… noventa y nueve por ciento. Riesgo de muerte prematura. Esperanza de vida: treinta años coma dos.

Vincent Freeman: Pertenecía a una nueva clase baja, ya no determinada por el estatus social o el color de piel. No, ahora es una ciencia la que automáticamente nos discrimina.

Antonio Freeman: Tienes que entender algo. Tu solo veras una nave espacial por dentro como limpiador.

Vincent Freeman: Jamás fui tan consciente de lo lejos que me encontraba de mi meta como cuando estuve tan cerca de ella.

Vincent Freeman: De manera que todos los días eliminaba tantas células muertas de mi piel, además de uñas y pelo como me era posible, para limitar la cantidad de mi “yo” no válido que pudiera quedar en el mundo válido. Al mismo tiempo Eugene preparaba muestras de su propia materia corporal superior, para que yo pudiera pasar por él. Bolsas de orina para los frecuentes análisis de sustancias, bolsitas de sangre de las yemas de los dedos para los controles de seguridad y frascos con otros indicios.
Mientras Eugene me proporcionaba una nueva identidad, yo pagaba el alquiler y le mantenía el ritmo de vida al que se había acostumbrado. Eugene nunca había sufrido la discriminación rutinaria de un útero, nacimiento por fe o un “no-válido” como nos llamaban. Él era un “válido”, un vitro, un hombre fabricado. Él sufría una carga distinta, la carga de la perfección.

Vincent Freeman: Tenemos que irnos de aquí. Creen que yo maté al director de la misión.
Jerome Eugene Morrow: ¿Qué les hace pensar eso?
Vincent Freeman: Han encontrado una pestaña mía.
Jerome Eugene Morrow: ¿Dónde?
Vincent Freeman: En uno de los pasillos.
Jerome Eugene Morrow: Bueno, podría haber sido peor. Podrían haberla encontrado en tu ojo.
Vincent Freeman: Han impreso mi foto y la han pegado por todas partes. No puedo darme la vuelta sin ver mi propia cara. Acabarán reconociéndome.
Jerome Eugene Morrow: No te reconocerán.
Vincent Freeman: ¡Todo el mundo me reconocerá!
Jerome Eugene Morrow: Te digo que yo no te reconozco, no pensarán que la pestaña es tuya. Jamás querrán aceptar que uno de su élite se la haya pegado durante todo este tiempo.

Irene Cassini: (Vincent está pensando en el pianista con doce dedos) ¿No lo sabías?
Vincent Freeman: Sí, sí.
Irene Cassini: Maravillosa ¿no?
Vincent Freeman: No importan los dedos sino cómo se toca.
Irene Cassini: Esa pieza es para doce dedos.

Vincent Freeman: Tiene gracia. Trabajas duro, haces todo lo que puedes para escapar de este lugar y cuando te llega la oportunidad de irte, encuentras una razón para quedarte.

Vincent Freeman: Un año es mucho tiempo.
Irene Cassini: No, no tanto. Sólo es una vuelta alrededor del sol.

Irene Cassini: Ni siquiera sé quién eres.
Vincent Freeman: Sigo siendo la misma persona de ayer.
Irene Cassini: No puedo seguir oyendo tus mentiras, Jerome.
Vincent Freeman: Mi nombre es Vincent, soy Vincent Anton Freeman. Y soy un nacido por fe o un degenerado como prefieras llamarlo, pero no soy un asesino.
Irene Cassini: Eres un hijo de Dios.

Vincent Freeman: ¿Quieres saber cómo lo conseguí? Así es cómo lo conseguí. No me reservé nada para la vuelta.

Jerome Eugene Morrow: Yo me he llevado la mejor parte, yo sólo te presté mi cuerpo. Tú me diste tu sueño.

Vincent Freeman: ¿Qué es esto?
Dr. Lamar: La nueva política. ¿Estás nervioso?
Vincent Freeman: Verás hay un problema Lamar.
Dr. Lamar: ¿Nunca te he llegado a hablar de mi hijo verdad? Es un gran admirador tuyo.
Vincent Freeman: Sólo recuerda que fui tan bueno como cualquiera y mejor que la mayoría.
Dr. Lamar: Desea entrar aquí.
Vincent Freeman: Podría haber volado y regresado y nadie se habría dado cuenta.
Dr. Lamar: Desgraciadamente mi hijo no es todo lo que nos prometieron, pero claro quién sabe lo que podría hacer… ¿no? (La prueba de orina revela a Vincent como “no válido”)
Dr. Lamar: Toma nota para el futuro, los diestros no se la sujetan con la izquierda. Un pequeño detalle. (El Doctor oprime un botón que lo identifica como Jerome, válido)
Dr. Lamar: Perderás tu vuelo, Vincent.

Vincent Freeman: Para ser alguien que nunca estuvo hecho a la medida de este mundo debo confesar que me está resultando difícil abandonarlo, claro que dicen que cada átomo de nuestro cuerpo formó parte alguna vez de una estrella. Quizás no me esté marchando, quizás esté yendo a casa.

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1997
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
 

27 Comentarios en Gattaca »

  1. #1

    Oct 11 2010

    Jose Jaime - 11:09

    Por todo lo dicho por ti parece muy interesante, aunque no la haya visto. La buscaré para verla.

    Abrazo

    • #2

      Oct 13 2010

      Cobra - 11:24

      (9/10)

      Debes hacerlo José, no te arrepentirás. Además te aseguro que disfrutarás de ese primer visionado mágico que algunas cintas poseen, ese que se graba a fuego en tu interior y tanto te enriquecen.
      Un gran abrazo y muchísimas gracias por visitarnos y dejar tu comentario.

  2. #3

    Oct 12 2010

    serreina - 02:01

    (9/10)

    Que alegría volver a leerte. Y además con un peliculón de Ciencia ficción como este. Un gran olvidado, pues la película, como bien dices en el Post, merece más atención, y deberñia de haber repercutido más. Aunque como bien dices, su estética y temática, si que sento precedente, y ha sido imitado en varias películas.

    Yo también le doy un 9.

    Saludos

    • #4

      Oct 13 2010

      Cobra - 11:32

      (9/10)

      La Ciencia Ficción se hizo mucho más grande el día que acogió en su seno a Gattaca, yo creo que es imposible no apreciar el poderoso sentido que esta película posee sin hacer alardes pomposos de su forma, sin vacilar. Lo consigue porque es un mensaje tremendo y realizado de forma magistral, no me extraña que coincidamos en la nota, y basta con ver que sea tan imitada para demostrar su gran excelencia.
      Muchísimas gracias por tu comentario y por visitarnos, todo un orgullo.
      Un gran saludo Serreina

  3. #5

    Oct 12 2010

    Pabela - 15:16

    Esta es una de esas pelis que no me canso de ver cada vez que la dan en cable. Coincido en que es la mejor de este dire, al menos a mí es la que más me gusta!!!

    • #6

      Oct 13 2010

      Cobra - 11:35

      (9/10)

      Sí, estoy de acuerdo. Puede que tenga otras entretenidas, pero como esta ópera prima ninguna. Fabulosa y como tú, no me canso, ni creo que lo haga nunca.
      Un gran saludo Pabela y muchas gracias por regresar y dejar tu comentario.

      P.D. Podrías aprovechar y marcar la nota que le pondrías :D

  4. #7

    Oct 12 2010

    Carlos Gallego - 16:03

    Sin duda Gattaca es una de mis películas favoritas, gran analisis.

    Un saludo

    • #8

      Oct 13 2010

      Cobra - 11:39

      (9/10)

      Muchas gracias Carlos y más viniendo de tí, volviendo a aprovechar para felicitarte por tu premio 20blogs, merecidísimo y que reconoce una gran labor y esfuerzo por elevar este amado arte que nos une.
      Un gran saludo y muchísimas gracias por comentar.

  5. #9

    Oct 12 2010

    carmen rodriguez - 21:15

    Vi esta cinta hace mucho, me ha encantado recordarla en este texto tan bien expresado ya que no me acordaba de muchos detalles. Menos mal que no sabes de cine…. gracias y un saludo.

    • #10

      Oct 13 2010

      Cobra - 11:43

      (9/10)

      Muchas gracias a tí por visitarnos, me alegro que te guste este peliculón y te haya servido para refrescar un poco la mente, para mí es leer algo sobre esta cinta y ya me entran ganas de volver a verla, algo debe tener porque siempre me acaba fascinando de nuevo.
      Gracias de nuevo y gracias por tu comentario, esta es tu casa siempre que quieras y desees compartir tu tiempo con nosotros.
      Un gran saludo.

  6. #11

    Oct 14 2010

    Onetwothree - 14:03

    Cuando os metéis en harina lo hacéis a conciencia porque es una de las mejores críticas que he leído sobre Gattaca, se nota que hemos venido con ganas de las vacaciones.

    Que decir, impresionante película que sin artificios, ni FX fantásticos engancha y para mí una de las mejores interpretaciones Jude Law.

    Un saludo.

    P.D. A pesar de que todo también pienso podría estar mejor dirigida.

    • #12

      Oct 16 2010

      Cobra - 12:39

      (9/10)

      Muchas gracias Onetwothree, como bien dices con bastantes ganas pero como siempre poco tiempo.
      Coincido contigo, Jude Law está excepcional, con esa pose digna pero con una corrosiva conciencia que transmite en cada comentario y en cada pensamiento. Bebedor atormentado que lanzó la toalla hace mucho tiempo y espera que su última apuesta le devuelva un mínimo de orgullo, muy bueno.
      No sé muy bien en que aspectos habría que mejorar la dirección pero también opino que hay algunas escenas que puede que merezcan otro tratamiento o un enfoque más matizado, no tan plano debido a la contante incidencia de ser unos personajes carentes de emociones. Pero vaya, no soy alguien capacitado en cuestionar una realización así y desde luego a mí me fascinó.
      Te doy las gracias de nuevo por regresar y dejar tu comentario, siempre es un placer y un orgullo recibir vuestras palabras.
      Un gran saludo Onetwothree.

  7. #13

    Oct 16 2010

    El Becario Lucifer - 03:13

    Una de mis primeras favoritas con las que inaguré mi blog. Momentazos como el Improntu a 12 dedos se quedan para la historia, entre otros muchos. Mi mejor elogio para esta película es que es un premio a los sufridos luchadores que ven tanto la realidad como sus sueños, y no el abismo que a menudo los separa. Y porque todos nos merecemos tener un “Momento Gattaca”

    • #14

      Oct 16 2010

      Cobra - 12:48

      (9/10)

      Totalmente de acuerdo y si me permites un ligero matiz, aunque todos nos merecemos un momento así, creo que acorde a lo mostrado en Gattaca todos merecemos “la posibilidad” de tenerlo. Esa lucha y ese sobreesfuerzo tan magistralmente llevado es como bien describes el abismo que nos separa de nuestros sueños, un obstáculo que no debería ser tan infranqueable y mucho menos impuesto por ningún factor, sea el que sea.
      Muchísimas gracias por visitarnos y dejar tu comentario, un orgullo encontrar aquí al Becario Lucifer.
      Un gran saludo.

  8. #15

    Oct 16 2010

    Cosechadel66 - 16:57

    COn muchas ganas de revisitar desde hace tiempo… que han aumentado después de leer el post. Como siempre, estupendo. Aunque últimamente te haces de rogar…

    Carpe Diem

    • #16

      Oct 16 2010

      Cobra - 17:30

      (9/10)

      :D He pasado de una época sin apenas tiempo a unas moderadas vacaciones lejos de Internet, pero es cierto, debo de aplicarme más y darle un poco de continuidad a la cosa.
      Me alegro que te haya gustado. Muchísimas gracias por visitar la página y por tu comentario.
      Un gran saludo Cosechadel66

  9. #17

    Oct 18 2010

    selena27 - 21:49

    Como siempre tus analisis de peliculas fantasticos, esta pelicula la vi hace muchos años y me gusto y hace dos años entre en medicina y escogi un credito que se llamaba cine y medicina , y escogi esta pelicula para hacer el analisis de ella , sabes por que la escogi , porque esta pelicula te demuestra que aunque no tengas la capacidad para realizar tus deseos , nunca pierdas las ganas , para mi era un aliciente para conseguir sacarme la carrera , pero que se puede decir la vida es la vida.

    • #18

      Oct 19 2010

      Cobra - 15:26

      (9/10)

      La verdad es que es una elección muy acertada, una sabia combinación entre el cine y la medicina. Y que plantea cuestiones muy jugosas para debatir ante un público afín a la ciencia médica. Hay que darse cuenta que en la película no se culpa a la medicina “casi” de nada, no se le atribuye responsabilidad de sus actos, sino a la manipulación social que estos logrados avances han provocado. Los genetistas aportaron las mejoras al individuo, les otorgaron mayores posibilidades, pero fue una injusta sociedad las que las convirtió en un sectario compromiso. El individuo “valido” lo es gracias a que sus padres pudieron permitírselo y con el tiempo solo los “validos” podrán pagar el dinero de tener hijos así. La ciencia no tiene realmente la culpa de que el proceso sea caro y tan innaccesible. En fin, bastante para debatir y si tienes conocimientos en ese ámbito como es tu caso, mucho mejor.
      Muchísimas gracias por volver a visitarnos y dejar tu comentario.
      Un gran saludo selena27

  10. #19

    Oct 24 2010

    Pliskeen - 12:11

    Una de las mejores películas de ciencia-ficción (minimalista) de todos los tiempos. Lástima que en su momento el público no supiera apreciarla (no sólo fue un fracaso en USA, sino que, creo, tuvo una distribución lamentable)

    Magnífico análisis, por cierto.

    Saludos ;)

    • #20

      Oct 25 2010

      Cobra - 12:08

      (9/10)

      Muchas gracias Pliskeen, me alegro que te haya gustado el análisis.
      Es curioso que con lo bien encaja esta película en “ciencia-ficción minimalista” y lo mucho que ésto dice sobre ella, no se me haya ocurrido usarla. Cómo se nota cuando alguien está verdadera y acertadamente versado en cine. Y coincido plenamente en la lástima ante esa escasa recepción y distribución.
      Le felicito por su seguimiento en el reciente Sitges y le agradezco enormemente la visita. Siempre un placer.

      Un saludo y aún espero esa cuenta Twitter! ;)

  11. #21

    Nov 28 2010

    mauricio rincon - 00:06

    la pelicula es una utopia ya que los seres humanos en si son unos inpulsivos sin remedio ni medida de sus consecuencias

    • #22

      Nov 28 2010

      Cobra - 12:16

      (9/10)

      Exacto, no podría describirse mejor y en pocas palabras el problema de trasfondo que radica en esta idea tan idílica de la manipulación genética. Perfecto este comentario.
      Muchísimas gracias mauricio por tu comentario. Un saludo y esta es tu casa siempre que quieras.

  12. #23

    Ene 2 2011

    mimendo - 12:20

    Fantastico post!! te devo una !! no vi la pelicula, pero gracias a este fantastico post saqué un 10 en el qüestionario i asta la profesora me felicito !!! GRACIAS :)

    • #24

      Ene 3 2011

      Cobra - 20:10

      (9/10)

      :) Me alegro haberte echado una mano y Felicidades por la nota! Bueno, si algún día sacas un rato y buscas una buena película sin duda planteate lo de verla, seguro que la disfrutas como bien merece.
      Un saludo mimendo y si te van a poner algún cuestionario de alguna otra película de este calibre avísanos, quizás podamos analizarla a tiempo!

  13. #25

    May 9 2011

    Otelo - 00:36

    Me parece del todo imposible hablar de esta película sin hacer mención a Un mundo feliz de Huxley, que sin ser una adaptación del libro sí que parte de las bases que éste plantea. No te olvides de sujetártela con la derecha.

  14. #26

    Feb 2 2012

    yasmina - 19:34

    Que significa Eres un hijo de dios

  15. #27

    Feb 2 2012

    yasmina - 19:36

    cual es la definicion de Eres un hijo de dios

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Oct 11 2010

    Trackback » Bitacoras.com - 09:54

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La sociedad es competitiva, puedes aceptarlo o mantenerte al margen, pero qué pasaría si tuvieses que decidir por otra persona, por ejemplo tu hijo, definiendo su estatus y sus privilegios para garantizarle así una exitosa vi…..

  2. Oct 11 2010

    Pingback » Tweets that mention Gattaca | No sé de cine -- Topsy.com - 10:24

    [...] This post was mentioned on Twitter by No sé de Cine, No sé de Cine. No sé de Cine said: Gattaca http://goo.gl/fb/X3CkG #Cine [...]

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »