¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Ene 20 2010

Juegos de Guerra (WarGames)

por Cobra.

No, no es ningún Call of Duty

8.3

Juegos de Guerra (WarGames)

Hace mucho tiempo, antes de Youtube, de Internet, de los entornos gráficos y por supuesto mucho antes de tomarse a broma todo lo relacionado con la informática existió un indómito territorio, explorado a pocos baudios por inquietos aventureros analógicos guiados por la sensación de libertad y carencia de control. Un mundo no exento de peligros. Una película que inspiró a toda una generación de amantes de las nuevas tecnologías.

Decir que esta película fue crucial para muchos jóvenes en su decisión de adentrarse en el mundo de la informática es no valorar con acierto la época en la que tuvo lugar ¿Cómo cojones no íbamos a meternos en un mundo que poco a poco nos envolvía de manera tan atractiva y con tanto potencial? Además se suele añadir que todos los adolescentes que la vieron desearon ser hackers, lo cuál es un error de concepto, pero hay que admitir que siendo jóvenes todos tenemos un punto rebelde y unas inquietudes difíciles de satisfacer, luchar contra el control podría decirse, y cada uno lo plasmaba de una manera más o menos original, pero de algo estoy seguro, no todos los que la vieron se convirtieron en hackers, crackers o phreakers.

Pero, a lo que vamos, estamos hablando de Juegos de Guerra. Una película para la que apenas encuentro adjetivos que puedan reflejar mi admiración, lo que convierte al resto de mis palabras en una opinión bastante sesgada ¡se siente! No sé si lo que más me gusta de esta película es que un adolescente cualquiera sea capaz de liar un petardo tan gordo, también puede ser la patente muestra de lo que puede llegar a ser un sistema meramente controlado por ordenadores, quizás sea el reflejo de lo crispada que era la situación en los Estados Unidos a causa de la Guerra Fría, o que el protagonista, Lightman, gran conocedor de la tecnología, las comunicaciones y adelantado a su tiempo gracias a sus ansias por el conocimiento no sea un redomado capullo caricaturizado como se vería hoy día, como un freak obeso y barbudo o un nerd empollón.

Es eso, nuestro protagonista es normal, amante de los ordenadores, se entretiene conectándose a estaciones remotas o a alguna BBS para buscar videojuegos o versiones beta aún por terminar que algún administrador incauto haya dejado al alcance de la mano. Lightman se relaciona con normalidad incluso con mujeres, algo a priori impensable, y encima con éxito. También conoce trucos basados en las carencias de las máquinas de la época, que le permiten llamar desde una cabina gratis, realizar llamadas desde su casa usando una bluebox, y un aspecto fundamental a veces infravalorado que es ser consciente de la importancia que tiene la ingeniería social en el aspecto humano, tanto para descubrir contraseñas como para saber que el trabajo de cada persona está asociado a una faceta de su propia vida. Un ejemplo de esto sería bautizar a un ordenador con el nombre de tu hijo.

Si aislamos los elementos de la trama tendremos un superordenador, al que le asignan un poder y libertad desmesurado, por otro lado un genio, que inocentemente hace algo mal culpándole injustamente, por último llega el conflicto desencadenado el cuál solo puede arreglarlo el protagonista no sin antes haberle puesto las cosas difíciles a los militares para dejarse atrapar. Esta coctelera me suena bastante, supongamos que añadimos que la supercomputadora controla todos los medios de telecomunicación, o bien que hay un equipo ultra secreto de gobierno que trata de echarle el muerto al protagonista o quizás centrarse sólo en la historia de un aclamado hacker quién es el único con el talento suficiente para hacer un trabajo ilegal y lo chantajean para hacerlo. En definitiva la historia se ha repetido cientos de veces, maquillándola sí, pero eso la convierte en una pieza crucial en lo que a género se refiere, arriesgándome a decir que comenzó o al menos creó el subgénero de ordenadores, hacking y control global. Mola.

Está claro que es distinta la capacidad de los ordenadores de aquella época, los terminales, los interfaces de línea de comandos, los dispositivos gigantes y lo arcaicos que resultan todos hoy día, pudiendo indicar un claro bache para que el público siga conectando con esta película, pero como hemos dicho la historia es de sobra interesante como para evitar que el paso del tiempo la deporte al olvido, los temores hacia una tecnología que pueda superar al ser humano siempre estarán ahí, y si necesitáis un ejemplo hay algunas cintas en ese sentido que se las recuerda mucho mejor, sólo hay que remarcar que un año después, ojo, sólo un año después se hizo Terminator, ahí queda eso.

Los jóvenes Matthew Broderick y Ally Sheedy llevan el film a buen puerto pese a su inexperiencia. El ritmo de la película no resulta en ningún momento lento y puede llegar a parecer corta pero mejor eso que mal aprovechada. Para la posteridad quedaron sus peculiaridades y anécdotas que no hicieron sino reforzar el calificativo de cinta de culto, como que el protagonista tenga una Derbi Diablo, o que el supercomputador se llamase formalmente W.O.P.R, que no Whopper, y estaba en la base secreta del NORAD, cuyo supercomputador en la época se llamaba B.U.R.G.R. que no Burguer. Genial.

Entretenida de principio a fin, cualquier persona debería ver esta histórica pieza para primero comprobar cómo era la tecnología hace apenas unos años y a continuación percibir que la industria cinematográfica no hace sino reciclar ideas una vez tras otra cuando un argumento funciona, aunque rara vez se puede comparar al producto original. Con una enseñanza aplastantemente moralizadora y cautivadora fácilmente demuestra su merecida fama. Totalmente recomendada y si ha pasado tiempo desde que la viste por última vez es hora de hacer una nueva visita a un título que tiene su propio hueco en el corazón de cientos de personas y quizás en el de miles de informáticos, entre los que me incluyo.

Nos encontramos a principios de los años ochenta, y la guerra fría da sus últimos coletazos, pero aún mantiene inquietas a las dos superpotencias mundiales, los Estados Unidos y la Unión Soviética. Como si de un prólogo se tratase un par de técnicos responsables de un silo nuclear acceden a sus puestos de trabajo cuando de repente se disparan las alarmas, ha llegado el momento de ejecutar su principal función, activar el lanzamiento de un misil intercontinental. Steve (Michael Madsena) más joven e impulsivo está preparado y listo para girar la llave, pero su más experimentado compañero Jerry (John Spencer) no está capacitado para asumir la responsabilidad de lo que podría suponer la muerte de millones de personas. El factor humano puede suponer un hecho positivo, o también negativo. ¿Hay que sacar al hombre de la ecuación? Con éstas se propone que sea el supercomputador W.O.P.R. quien decida cómo actuar en los momentos clave.

Por otro lado tenemos a David Lightman (Matthew Broderick), un adolescente con gran afinidad a la tecnología, ansias de conocimiento y una habilidad innata por los ordenadores, su afición son los videojuegos tanto en casa como en el recreativo, y conseguir probar versiones beta de los juegos es más un reto que otra cosa. Con unos padres que no llegan a comprenderle él trata de hacerles ver que es normal, y si para ello tiene que cambiar las notas de clase conectándose al ordenador de la escuela lo hará. Junto a él y algo enamorada por las raras maneras de ser de David tenemos a Jennifer (Ally Sheedy) algo más noble y reacia a que le suban las notas de forma ilegal, está claro que al final cederá, quién no lo haría.

Cabe matizar el sentido adolescente del film que se mantiene como detonador de los sucesos que acontecen, pero es un ambiente que encaja totalmente con el mensaje implícito en la cinta, Lightman es un chico normal con las inquietudes de su edad. Así que solamente es su afición y la sensación de que no pasa nada por sobrepasar los límites lo que hace que trate de ponerse en contacto con una computadora de la empresa Protovision, la cual prepara una nueva generación de videojuegos que David quiere ser el primero en probar. Usando la técnica de Wardialing prueba uno a uno los teléfonos de la zona, ya sea con blueboxing o porque las llamadas locales entran en la tarifa plana de la línea, sea como sea alardea delante de Jennifer de lo que se puede conseguir con esta técnica.

Lightman accede a una computadora que parece ser la del videojuego, pero al consultarle a sus amigos, esta vez sí, nerds, ellos le dicen que parece algo más serio, de índole militar y que la lista de juegos que presenta la computadora contienen algunos del profesor Falken, usados en la metodología de aprendizaje de computadoras. Está claro que eso no hace sino incrementar las ganas de David de entrar en el ordenador y para ello se pone a investigar la vida de Falken (John Wood) para encontrar algo que le aclare cuál podría ser la contraseña. Se ve que el brute force aún no era viable a tanta lentitud. David se pasa horas y días en la biblioteca, lo que hoy en día se haría en cinco minutos en algún buscador de Internet, pero la cosa es que no encuentra la clave. Jennifer que pasaba por allí le dice que Falken perdió un hijo llamado Joshua, y ya sabéis amigos nunca nunca nunca uséis una contraseña que sea el nombre de la madre, padre, hermanos, abuelos o hijos ¡Nunca! Y mucho menos “Dios”.

Resumiento, entran en la computadora y comienzan un juego sobre guerra termonuclear total. Escogen las ciudades a destruir de los Estados Unidos por parte del bando soviético pero dejan el juego a la mitad. Al día siguiente descubren que los militares se habían vuelto locos ante una amenaza de guerra nuclear por parte del bando enemigo, parece ser que su juego se lo habían tomado en serio. Esto no pintaba bien y lo peor, es que “Joshua” que es como se llamaba W.O.P.R. se pone en contacto de nuevo con Lightman porque el juego aún no ha terminado. Que tensión. El chico es apresado y acusado de traición.

Lightman se las ingenia para escapar después de descubrir que Falken está vivo, que por cierto el chico apunta a ingeniero electrónico por lo menos, pero bueno lo pasaremos por alto, tras eso intenta ver cuál es la última dirección conocida del profesor y allí se encamina, Joshua está descontrolado y parece que no está dispuesto a terminar con el juego, quizás él pueda decirle como detenerle. Puede que sea un simulacro, pero todo indica que los soviéticos están atacando en serio, sea como sea la crisis internacional aumenta por instantes. Usando otra falla de las cabinas de teléfono y con sólo una chapita consigue llamar a Jennifer para que le ayude en el asunto. Ella va a su encuentro porque lo ve algo alterado, y además que está enamorada, creo que no hay que justificar nada más.

Encuentran a Falken, quién no hace sino contarles un sermón sobre las diferencias de criterios entre el hombre y la máquina, como la humanidad está abocada a la destrucción y que es difícil enseñar a una máquina lecciones de moralidad. No está dispuesto a ayudarles aunque por otro lado tiene remordimientos de que su creación, Joshua, sea el verdugo de la humanidad. Así que saca fuerzas de flaqueza y los tres montados en su helicóptero personal, quién no tiene uno, ponen rumbo al NORAD. Tras entrar de manera poco discreta se hacen oír y tratan de hacer ver a los militares que todo es un simulacro, tras un momento de tensión justo cuando las bombas deberían haber estallado los mensajes de radio diciendo que no ha ocurrido nada despliegan el júbilo y la obvia euforia inicial.

Aquí se ha presentado el primer gran giro de la película, el general Beringer (Barry Corbin) reacio en un principio a dejar a las máquinas con el control, porque son sólo eso, máquinas, resulta que por culpa de la amenaza nuclear había actuado como otra computadora cualquiera, obedeciendo ciegamente órdenes y creyéndoselo todo. ¡Tachan! Una irónica forma de rebatir la teoría que al principio él postuló, que el factor hombre también puede fallar.

Así que todo parece a salvo, pero no, Joshua no se da por vencido y ya que no ha habido respuesta al ataque por parte de los Estados Unidos, él mismo piensa ejecutar la medida más lógica, lanzar el contraataque con los misiles que controla. Pero al haber cambiado los códigos de lanzamiento pasará algo de tiempo hasta que los encuentre. De este modo Lightman recuerda lo que dijo Falken, que Joshua no puede aprender de la misma forma que un humano, es incapaz de pronosticar que hay juegos a los que no puedes ganar como el Tres en Raya, así que pone al supercomputador a jugar contra sí mismo. Primero despacio pero después lo hace frenéticamente, cada partida acaba en empate y la cosa no cambia.

Las máquinas son pretenciosas, no pueden aceptar algo obvio que les resulte contradictorio como el hecho de no poder ganar a un juego, así que tras concluir con el Tres en Raya comienza a formular las distintas variantes que el juego de Guerra Termonuclear posee, desde todos los bandos de todos los países posibles y en todos la conclusión es la misma, no hay ganador. Que magnífica forma de convencerse, que gran mensaje y deducción a la que llega Joshua. Este es el segundo gran giro, el superordenador llegando a la conclusión de lo extraño que resulta ese juego, la única forma de vencer es no jugar. Un final apoteósico. Simbólico a más no poder. Concluyendo de esta impresionante tras habernos dejado sin aliento al ver las numerosas simulaciones en las pantallas del NORAD. La máquina dándonos una lección a todos difícil de olvidar pero que sería deseable que muchos más la recordasen. Así que… ¿Os apetece una partidita de ajedrez?

John McKittrick: Pero no podemos permitirnos que en una Guerra nuclear nuestros misiles se queden en los silos porque nuestros hombres se niegan a girar una llave cuando las computadoras se lo ordenan.
Agente del FBI: Querrá usted decir cuando el Presidente se lo ordene.
John McKittrick: El Presidente seguirá el plan de guerra de la computadora, eso es un hecho.

Profesor: Bien Lightman, ¿Puede decirnos quién sugirió por primera vez la idea de la reproducción sin sexo?
David Lightman: ¿Su mujer? (risas)
Profesor: Fuera Lightman.

Padre: Este maíz está crudo.
Madre: Sí, está buenísimo tan crujiente…
Padre: Claro que cruje, está crudo.
Madre: ¿Y no es delicioso? Se nota el sabor de las vitaminas A y D ¿no?
Padre: ¿Por qué no las tomamos en píldoras y cueces bien el maíz?

Falken: Mi único propósito era encontrar el modo de ensayar una guerra nuclear sin destruirse, lograr que las computadoras aprendieran a partir de errores que no debíamos cometer. Lo malo es que no pude lograr que Joshua aprendiera la lección más importante.
David Lightman: ¿Cuál?
Falken: La de la inutilidad. Llega un momento en que hay que saber retirarse.
Jennifer: ¿Qué clase de lección es esa?
Falken: ¿Has jugado alguna vez a las tres en raya?
Jennifer: Sí, claro.
Falken: Pero ya no juegas.
Jennifer: No.
Falken: ¿Por qué?
Jennifer: Porque es un juego aburrido, siempre acabas empatando.
Falken: Exacto, no hay manera de ganar. El juego en sí no tiene sentido. Pero en esa sala de guerra creen que se puede ganar una guerra nuclear, que las pérdidas pueden ser aceptables.

Joshua: Saludos Profesor Falken.
Falken: Hola Joshua.
Joshua: Extraño juego. El único movimiento para ganar es no jugar. ¿Le apetecería una partidita de ajedrez?

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1983
  • País
  • EEUU
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 8.3/10 (4 votes cast)
 

20 Comentarios en Juegos de Guerra (WarGames) »

  1. #1

    Ene 20 2010

    Jose Jaime - 09:28

    Esta película la he visto y me gustó mucho.
    Realmente ahora el tipo de informático es como tú dices, gordo y barbudo, salvo el de Matrix creo.

    Abrazo

    • #2

      Ene 20 2010

      Cobra - 15:20

      (8/10)

      Jeje, me alegra que te guste esta película, ya ha pasado mucho tiempo por ella y las cosas han cambiado bastante pero sigue manteniendo la intensidad del primer día.
      Muchas gracias por el comentario y un saludo Jose.

  2. #3

    Ene 20 2010

    Cosechadel66 - 10:07

    Buf…. que buenos recuerdos. La tenia olvidadita, lo cual no se merece. Para calibrar la importancia de la película, basta con pensar la cantidad de ves que a partir de su estreno ha sido referenciada de una u otra manera con su título. Cuando alguien quiere juntar ordenadores y poder…. “Juegos de Guerra en la Casa Blanca”… y hala, titular al canto.

    Carpe Diem

    • #4

      Ene 20 2010

      Cobra - 18:13

      (8/10)

      Jeje, ya ves, sobre todo para aplicar dramatismo a los titulares, en plan “¡El mundo se va a acabar!” que tanto le gusta a algunos periodistas.
      Gracias por el comentario Cosechadel66, un saludo!

  3. #5

    Ene 20 2010

    elreves - 15:19

    La vi en 3 o 4 ocasiones, y siempre he podido sacar alguna conclusión diferente. El mensaje que aporta la pelicula sigue tan vijente como en su momento, genial, amigo.

    • #6

      Ene 20 2010

      Cobra - 18:21

      (8/10)

      Y tanto, podríamos hablar horas sobre las implicaciones del conflicto hombre-máquina y de la capacidad de juicio de ambos, sobre todo ante la disyuntiva que la película propone, porque el mensaje es tan acertado e incierto que dificilmente se podría aclarar si gana el hombre, la computadora, todos o a unas malas ninguno. Gracias por tu comentario y un saludo.

  4. #7

    Ene 20 2010

    McClane - 20:56

    (7/10)

    Joder, vaya pedazo de análisis te has marcado. Jeje. Que recuerdos me trae esta peli…

    • #8

      Ene 21 2010

      Cobra - 15:42

      (8/10)

      Si, ha salido largo. Tio ¿un 7 nada mas? Ya te vale.

      • #9

        Ene 21 2010

        McClane - 18:39

        (7/10)

        Lo del pedazo de análisis no lo decía en cuanto a la longitud, jeje.

        No sé, a mí me entretuvo un montón y la recuerdo con cariño, pero no creo que merezca más de un 7 (que no considero que sea una mala nota).

  5. #10

    Ene 21 2010

    Socretino - 17:20

    Eso de que las pantallas son arcaicas…

    Yo trabajo desde hace 9 años en HOST que, no sé si lo conocerás, se trata de una pantalla negra con las letras verdes (como las de Matrix) y utiliza lenguajes tan avanzados como el Cobol, CICS, DB2, Rexx, JCL, etc… Sobre todo, en bancos y empresas grandes.

    el Cobol ha cumplido este año la friolera de 50 años.

    En fin, que Internet es una cosa y los granes ordenadores son otra muy distinta.

    • #11

      Ene 22 2010

      Cobra - 14:03

      (8/10)

      Socretino arcaicas son tela, lo que hay que hacer es compadecerte por tener que lidiar con ellas y con esos lenguajes del infierno de los que yo particularmente sólo he leído y visto en papel, no he tenido la suerte (o desgracia) de tener que implementar nada en ellos. Al menos puedes dar por seguro algo, a nadie se le va a ocurrir echarte del trabajo cuando tu eres uno entre un millón que aún es capaz de manejar eso :)
      Bueno, muchas gracias por dejar el comentario y un saludo.

  6. #12

    Ene 21 2010

    Ñbrevu - 17:54

    (10/10)

    Pedazo de peliculote. La pillé recién empezada en la tele hace unos años y me enganchó enseguida.

    Estoy de acuerdo con Cobra en que uno de los aspectos más curiosos es cómo el protagonista, en lugar de pesar tres quintales y tener como gafas un par de telescopios, es un chaval normal y hasta tiene a una jovenzuela que le ronda. Pero de todos modos lo flipante es que, a pesar de estar rodada en un momento en que el hacking y sus variantes eran cosas de muy poquitos, es bastante correcta en cuanto a las técnicas descritas, y hasta cuenta la leyenda que tuvieron que cambiar muchas cabinas de teléfono porque la gente aprendió gracias a esta película a llamar gratis usando una chapita.

    El mensaje final sobre las guerras tiene una interpretación adicional en mi opinión, y es que el ordenador puede hacer experimentos de guerras nucleares, pero, si a nosotros nos sale mal el primer intento, ya la hemos cagado.

    • #13

      Ene 22 2010

      Cobra - 14:13

      (8/10)

      Jeje me imagino yo a las empresas de telecomunicaciones maldiciendo al director por dar a conocer el truquito y hacerles gastar un pastón en arreglarlo.
      Me quedo también con tu interpretación añadida que es principalmente algo que en la pelicula queda un poco confuso, Joshua podría haber hecho el contraataque también como simulación ¿Por qué lanzar los misiles? No sé, no me quedó clara esa cuestión, pero vaya nos hubiéramos quedado sin peliculón. Así que mejor de esta manera.
      Gracias por comentar y un saludo Ñbrevu.

  7. #14

    Ene 21 2010

    Plissken - 18:59

    (8/10)

    Muy buena. La compré muy baratita en DVD hace poco y es de esas que ves con miedo por lo que puedas pensar al verla después de tanto tiempo. Sin embargo no solo entretiene como el primer día sino que tenía la sensación de que lo obsoleto de la tecnología y conceptos no empequeñecían de ningún modo la película. Sera nostalgia…

    • #15

      Ene 22 2010

      Cobra - 14:17

      (8/10)

      Jeje, una mezcla de nostalgia y que es entretenida de por sí aunque es indudable que el choque de la tecnología existe, sobre todo al ver el centro de control del NORAD, pero se diluye pronto gracias a la gran historia.

  8. #16

    Ene 22 2010

    Markos - 12:12

    Es una obra maestra y para le época fue toda una revolución en cuanto al planteamiento de lo que podía ser la vida con computadoras. El mensaje sobre la guerra fría puede que suene viejo hoy en día, pero en la idea de lo absurdo que es emprender una guerra sigue ahí (menos mal).
    Salu2

    • #17

      Ene 22 2010

      Cobra - 14:30

      (8/10)

      Es precisamente eso, mostrar que las computadoras iban a estar a la orden del día en cada faceta de la vida, además por aquella epoca y con el estado de tensión perpétua entre los EEUU y la URSS la guerra fría era lo que más juego daba, además que la infraestructura militar en lo referente a ordenadores era lo máximo.
      Gracias por comentar Markos y un saludo.

  9. #18

    Feb 7 2010

    serreina - 01:54

    Comparto la admiración por esta película, junto a Starfighter, fue una de las películas que marco mi inocente adolescencia.

    Saludos

    • #19

      Feb 7 2010

      Cobra - 11:08

      (8/10)

      Jeje, a Starfighter hay que meterle mano algún día. Que esa sí parece que se ha olvidado más. Yo la recuerdo vagamente, y a eso hay que ponerle remedio.
      Gracias por la visitar Serreina y un gran saludo.

  10. #20

    Jun 15 2012

    Guillermo Yáñez Sánchez - 14:18

    Muy buena crítica, muy buena página, muy bien escrita. Había utilizando esta peli como recurso, he caído aquí. Me apunto.

    Un saludo y enhorabuena.

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Ene 20 2010

    Trackback » Bitacoras.com - 09:18

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace mucho tiempo, antes de Youtube, de Internet, de los entornos gráficos y por supuesto mucho antes de tomarse a broma todo lo relacionado con la informática existió un indómito territorio, explorado a pocos baudios por inq…..

  2. Ene 20 2010

    Pingback » Tweets that mention Juegos de Guerra (WarGames) | No sé de cine -- Topsy.com - 09:21

    [...] This post was mentioned on Twitter by Nosédecine, Adolfo Suarez. Adolfo Suarez said: RT @Nosedecine: Juegos de Guerra (WarGames) http://goo.gl/fb/futb [...]

  3. Ene 20 2010

    Pingback » Juegos de Guerra (WarGames) | No sé de cine « Blog de Flash - 09:31

    [...] Read the original post: Juegos de Guerra (WarGames) | No sé de cine [...]

  4. Ene 22 2010

    Trackback » uberVU - social comments - 15:47

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by Nosedecine: Juegos de Guerra (WarGames) http://goo.gl/fb/futb...

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »