¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Sep 4 2009

La jungla de cristal

por McClane.

Yupi-kay-yi, hijo de puta

8.0

La jungla de cristal

En 1988, John McTiernan dio una verdadera lección de como debe hacerse una película de acción. Sin exceso de artificios, un buen plantel de personajes carismáticos y una historia que engancha. Esta película, que catapultó definitivamente al estrellato a Bruce Willis, dio el pistoletazo de salida a una mítica saga de películas y nos descubrió a John McClane. De todo corazón, gracias, McTiernan.

La mayoría de las películas de acción de hoy en día consisten en una sucesión de explosiones y demás efectos especiales. Entendedme, no es que esté en contra, pero creo que una película no debería estar basada únicamente en esto y tendría que ofrecer algo más. Y eso es precisamente lo que nos da esta película.

Pero, ¿qué tiene La jungla de cristal que no tengan otras películas? Para empezar, que no es poco, tiene a John McClane (Bruce Willis), uno de los héroes de acción más emblemáticos del cine. John no tiene la elegancia y sofisticación que pueda tener, por ejemplo, James Bond. De hecho, no he visto personaje que insulte más a los malos cuando se está peleando con ellos. Cada vez que veo una de sus peleas y escucho un “¡Te voy a matar, hijo de puta!” se me cae una lágrima de emoción. No es el típico héroe que acaba con los malos sin despeinarse sino que recibe hostias de las buenas. Es más, hay partes de la película en las que se le puede ver sufriendo y ocultándose para sobrevivir. Tampoco tiene una vida familiar idílica: la película comienza contándonos que John y su mujer están separados, ella sabrá por qué.

Por otra parte, tenemos al necesario villano. Y si el protagonista es grande, su antagonista tiene que estar a la altura. Y vaya si lo está. Nuestro malo se llama Hans Gruber (interpretado a la perfección por Alan Rickman en su debut en pantalla grande), que secuestra junto con sus hombres el edificio de oficinas Nakatomi Plaza con el proposito de abrir la caja y llevarse una cuantiosa cantidad de dinero. Tiene todo previsto a la perfección (bueno, casi todo si contamos a John) y juega con la policia y el FBI como quiere. Sus conversaciones y careos con John McClane son espectaculares y durante toda la película demuestra una frialdad y liderazgo dignos de mención.

La peli comienza con nuestro héroe en un avión camino de Los Angeles, que va a reunirse con Holly, su todavía mujer. John es policía de Nueva York, pero Holly, en un arranque de puro egoísmo, decidió que no quería estar a la sombra de este gran hombre y se mudó a Los Angeles dejando al pobre John solo y abandonado.

Una vez John llega a Los Angeles, un chófer le lleva al edificio Nakatomi Plaza, donde trabaja su mujer, con voluntad de arreglar las cosas con ella. Al llegar al edificio, introduce en un ordenador el nombre de su mujer para poder localizarla, ¡descubriendo horrorizado que ella está usando su apellido de soltera! John, tú te mereces algo mejor…

Pero no, John no es rencoroso y va en su busca porque todavía piensa que las cosas se pueden arreglar entre ellos y, al fin y al cabo, es la madre de sus dos hijos. Sin embargo, cuando la encuentra las cosas no mejoran y acaban teniendo una discusión (sin duda porque ella no es capaz de apreciar el gran marido que tiene) y se va de la habitación.

En este momento, con John en (atención, chicas) camiseta interior y descalzo, entra en acción el villano de la función, Hans Gruber, que secuestra el edificio y retiene a todos en una habitación. A todos menos a John, que se encontraba en la habitación y al escuchar el jaleo cogió la pistola y se escondió. Seguramente podría haber huido o simplemente permanecer oculto, pero no, una vez más John demuestra que tiene un gran corazón e intenta sabotear los planes de Gruber y salvar a los rehenes.

Así pues, John se dispone a eliminar uno a uno a los malos, siempre oculto y apareciendo sólo para aplicar SU justicia. Antes de que erróneamente intentéis decir que John es un cobarde porque no va a pecho descubierto a matar a los secuestradores, os recordaré que puede que alguna vez viváis una experiencia parecida, y John puede que no esté para salvaros el culo y entonces le echaréis de menos. Además, creo que para tener sólo su pistola y al vecino de Steve Urkell (Reginald VelJohnson) como ayuda, está más que bien su labor.

La primera víctima de John es Tony, cuyo hermano es también miembro de la banda y que desde este momento le jurará odio eterno a nuestro héroe. En este caso, John no demuestra sólo eficiencia al matar sino que además da signos de un gran sentido del humor al ponerle al cadáver un gorro de Papá Noel y escribirle en la camiseta un mensaje para los terroristas: “Ahora tengo una ametralladora. Ho, ho, ho.”. En este momento, Hans empieza a tomar en serio a John y empiezan sus míticas charlas por walkie-talkie, espetándole en una de éstas su legendario “Yupi-kay-yi, hijo de puta”, que repetirá en cada una de las partes de la saga.

Entre tanto, Hans y sus hombres siguen intentando abrir la caja fuerte y despistan a la policía pidiendo una falsa liberación de presos. En esta película, la policía, no vamos a negarlo, es bastante inútil y al final acaba apareciendo el FBI, representado por dos agentes llamados Johnson (sin relación, como dicen ellos), que son mostrados como dos verdaderos cabrones a los que lo único que les importa es la aniquilación de los terroristas, sin importar demasiado las bajas civiles.

También aparecen por ahí dos personajes odiosos: Ellis (Hart Bochner), un compañero de Holly que intenta descaradamente ligársela, y Thornburg (William Atherton), un periodista sin escrupulos que es capaz de cualquier acto abominable con tal de conseguir audiencia, incluyendo sacar en televisión a los hijos de John y Holly. Pues bien, en una de las escenas de la película podemos ver como el tal Ellis intenta negociar con Hans, ¡haciéndole creer que es amigo de John (¿alguien puede creer que John sería amigo de este tío?) y que puede convencerlo para que se entregue! Pues bien, el imbécil éste habla por walkie con John y se inventa una historia de que Hans le matará si no se entrega. Afortunadamente, la invención de Ellis acaba siendo cierta.

Otra escena memorable de la película es el encuentro entre Hans y John, haciéndose pasar el primero por uno de los rehenes (en la versión original podemos ver como finge un acento americano) para ganarse su confianza y matarle. Parece tener éxito e incluso John le da una pistola. Sin embargo, cuando Hans intenta disparar vemos como el listo de John le había quitado las balas. ¿O es qué os creíais que era tonto?

En fin, un verdadero clásico de los 80 que si alguno aún no ha visto le recomiendo encarecidamente que lo haga. Y si la veis y no os gusta, yupi-kay-yi, hijos de puta.

Holly: ¿Dónde vive?
John: En Ramona.
Holly: Jaja. En Pomona.

Holly: Te he echado de menos.
John: Pero a mi apellido no, ¿verdad? Supongo que sólo lo usas para firmar los cheques.

Tony: No me va a matar.
John: Ah, ¿no? ¿Por qué?
Tony: Porque es un policía, y la policía tiene un reglamento.
John: Sí. Eso me dice siempre el capitán.

John: 9 millones de terroristas en el mundo y se me ocurre matar a uno que tiene pies de mujer.

Operadora: Atención, sea quien sea, este canal esta reservado para llamadas de emergencias.
John: No me joda señorita. ¿Le parece que estoy encargando una pizza?

John: ¿Quién conduce ese coche? ¿Stevie Wonder?

Marco: La proxima vez que tengas ocasion de matar a alguien no lo dudes.
(John le dispara y le mata)
John: Gracias por el consejo.

John: Como me he cargado a Tony, a Marco y a su amigo, pensé que usted, Karl o Frank se sentirian muy solos, y por eso les llamo.
Hans: Es usted muy amable. Supongo que es el misterioso convidado de piedra. Tiene mucha iniciativa para ser un guarda de seguridad.
John: ¡Eeeeh! Lo siento Hans, no es correcto. ¿Quiere seguir adivinando esta vez a doble o nada?

John (mientras mira a un muerto): El tabaco es malo para la salud.

Hans: Convidado de piedra, ¿sigue usted ahí?
John: Sí, sigo aquí. ¿O me quiere abrir la puerta principal para que salga?

Hans: Me tiene intrigado. Sabe mi nombre pero, ¿quién es usted? ¿Otro americano que vio demasiadas peliculas de niño? ¿Otro huerfano de una cultura en declive que se cree John Wayne, Rambo, el equipo A?
John: A mí el que siempre me gustó fue Roy Rogers, y esas chupas que llevaba con lentejuelas.
Hans: ¿En serio cree que puede ganarnos la partida, vaquero?
John: Yupi-kay-yi, hijo de puta.

Dwayne T. Robinson: Soy el subcomisario de policia Dwayne T. Robinson y estoy al mando de esta operacion.
John: ¡Ah! ¿Así que al mando? Pues a ver si se entera, Dwayne, desde aquí arriba no parece que esté al mando de nada, ¡tuercebotas!

John: ¡Dios! ¿Qué es esto?
Powell: Roy, ¿te ocurre algo?
John: Estoy intentando comerme un donuts más duro que una piedra. ¿Con que harán estas cosas?

Hans: Sigue jugando a las peliculas. Qué americano. Son unos niños. Esta vez John Wayne no terminará marchándose con Grace Kelly.
John: Ese fue Gary Cooper, inculto.
Hans: Basta de bromas.
John: Usted también habría sido un buen cowboy, Hans.
Hans: Sí, sí. ¿Qué fue lo que me dijo antes? Yipi-yay-yi, hijoputa.

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1988
  • País
  • USA
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 8.0/10 (2 votes cast)
 

16 Comentarios en La jungla de cristal »

  1. #1

    Sep 4 2009

    Cobra - 12:12

    (8/10)

    :D Que arte tio, me encanta tu final con “Y si la veis y no os gusta, yupi-kay-yi, hijos de puta.” Ese podría ser el lema perfectamente de casi todos los análisis que hacemos por aquí.
    Cojonudo el texto, espero que no te encuentres incómodo cuando te diga que te quedan otras tres de la saga y tendrás que igualar la calidad si no superar la de ésta que has hecho jeje.
    Noto cierto atisbo de “cariño” quizás algo enfermizo con John, no sé, es la impresión.
    Muy bueno tío, un saludete.

    • #2

      Sep 4 2009

      McClane - 17:34

      (8/10)

      Un “cariño” a una persona tan grande nunca puede ser enfermizo. Jajajaja. Y no te preocupes, que más temprano que tarde (espero) irán apareciendo por aquí las andanzas del bueno de John.

  2. #4

    Sep 4 2009

    Cosechadel66 - 13:59

    Una de mis favoritas de acción. Me encantó cuando la vi, y me sigue entreteniendo cada vez que la veo.

    Carpe Diem

    • #5

      Sep 4 2009

      Cobra - 14:05

      (8/10)

      El tiempo no pasa por Die Hard. McClane no deja que lo haga. ¡Un saludo!

  3. #6

    Sep 4 2009

    Cristalescrito - 16:27

    Hola

    Excepcional la película y la entrada.
    A mi me pillo de las primeras que veía junto con Rambo, Terminator y compañía, sí, cuando empezaba todo ese cine de acción.
    Es mi preferida, como tu dices el carácter de Bruce Willis es auténtico y genial.
    Eso de “ho ho ho”, es increíble.
    Cuando le matan al hermano, y finge ser un secuestrado son dos buenas escenas.
    Además hay que ver lo que recibe.
    Eso que se quite el James Bond y este recibe de lo lindo. El traje ni se le arruga, Ja,ja.

    un abrazo

    • #7

      Sep 4 2009

      McClane - 17:36

      (8/10)

      Exactamente, donde se ponga John McClane que se quiten todos los James Bond del mundo. Jajaja.

      Un saludo y gracias por visitar la página.

  4. #8

    Sep 5 2009

    R.C. de_interes - 03:45

    Cobra, me ha llamado mucho la atención ver esta pelicula, con lo que nos presentas, me encata lo de la pizza, y terminas con estos dialogos tan buenos:Pero a mi apellido no, ¿verdad?. Gracias por tu anotación, un abrazo

    • #9

      Sep 5 2009

      Cobra - 14:19

      (8/10)

      Todo el mérito es del compañero McClane. Gracias por leer el post y visitar la página.
      ¡Un saludo!

  5. #10

    Sep 10 2009

    Plissken - 23:44

    ¿Os podéis creer que apenas me acuerdo de esta película? Solo tengo recientes la 3 y la 4, pero con lo que he leído creo que tengo que repasar esta saga pero ya! Muy buen artículo

    • #11

      Sep 11 2009

      McClane - 12:16

      (8/10)

      Gracias, compañero. Pues si no la recuerdas es algo que tienes que solucionar, jeje. Yo al menos te recomiendo que veas ésta. Para mí, la mejor de la saga. Saludos.

  6. #12

    Sep 11 2009

    J. Jiménez Gálvez - 18:12

    Pero bueno, si es que estamos hablando de un clásico de acción. Una de esas pelícualas que no te cansas de verlas por mucho que la pongan en la tele o la alquiles en el videoclub (o que te la bajes de la red). Divertida y frenética. Un películón joder.

  7. #14

    Oct 6 2009

    u2astur - 15:48

    querias un milagro y te traigo al F-B-I……Clasicazoooooo!!!!!!!!

  8. #15

    Dic 27 2009

    pendirin - 17:53

    Una entrada espectacular, a la altura de esta GRAN pelicula. Se nota que te la has tragado tropecientas veces. Para mi tmbién es la mejor de la saga.

    Yupi kai yi a todos, hijos de puta ;)

    • #16

      Dic 28 2009

      Cobra - 17:40

      (8/10)

      Jeje, McClane es un auténtico fanático y del que esperamos futuras entregas de esta saga, que nos tiene ansiosos por la espera. Yupi kai yi pendirin y gracias por comentar!

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Sep 4 2009

    Trackback » Bitacoras.com - 12:12

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En 1988, John McTiernan dio una verdadera lección de como debe hacerse una película de acción. Sin exceso de artificios, un buen plantel de personajes carismáticos y una historia que engancha. Esta película, que catapultó def…..

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »