¡REGÍSTRATE!
ó COMENTA

 
Oct 5 2009

Sin Perdón (Unforgiven)

por Cobra.

Maltrechos personajes en un épico Western

9.8

Sin Perdón (Unforgiven)

Historias lejanas, paisajes desérticos, ferrocarriles, balas y forajidos, las películas del Oeste evocan a grandes clásicos, pero en mi caso siempre veo un rostro familiar dominado por la venganza y el odio, apuntando con su rifle antes de ejecutar su propia justicia, Eastwood es su nombre.

Presente en muchas listas de las mejores películas de todos los tiempos y una de las más destacadas del género del Oeste, respetando a los clásicos, se encuentra el atípico trabajo como director y actor de Clint Eastwood. Un minucioso y elaborado tributo a sus largos años en este género bajo la tutela de sus maestros, Sergio Leone y Don Siegel. Un espectáculo revisionista que demostró que siempre se puede remontar, volver a inventar y moldear nuevamente algo tan ampliamente tratado como el Western.

Sin Perdón no es una película cómoda, pero se sostiene con un argumento eficaz y un ritmo consistente que acerca la atención del espectador hacia sus peculiaridades, unos personajes poco lustrosos, experimentados en sufrir, con muchos años a sus espaldas y que muestran cicatrices tanto exterior como interiormente. Malogrados luchadores a los que no se puede cuestionar, son esclavos de sus decisiones y no se arrepienten, saben que hicieron lo adecuado, y si fueron errores, los cometieron y punto, ya es tarde para el arrepentimiento y el remordimiento. No hay redención hasta que ocupes tu lugar bajo tierra, una carga que resulta deliciosamente dramática.

Oscura de principio a fin, se muestra una negra parodia de los típicos pistoleros, sin lugar para la valentía ni la moral. Sombras que se aferran a cualquier cosa para sobrevivir, ya sea darle una mejor vida a sus hijos, comenzar a ganar prestigio y fama para salir del pozo o simplemente ayudar a un amigo, compañero de mil andanzas. Distantes motivaciones a la nobleza y los férreos valores del justiciero, sin piedad para nadie. Y Clint Eastwood bordó como suele hacer la actuación, y es que no podemos engañarnos, nació con esa cara de mala leche, esos rasgos y ese perfil de tipo duro que tan fuera de lugar lo ponen en las películas donde su papel no signifique golpear, disparar o escupir.

Los cuatro Oscars que recibió esta película dicen bastante sobre su recepción, pero siempre hay defectos, y siempre salen de las mismas malditas bocas, que si actores superfluos, lentitud en el desarrollo, extremadamente larga… Si esos son sus defectos no puedo más que volver a señalar la calidad que esta cinta contiene, que a grandes efectos supuso un tremento puñetazo en la mesa sacando de la misma tantas películas de relleno que apenas han aportado nada, cuando la película concluye se siente paz y también desasociego, respirando pero con la mandíbula apretada porque es impresionante la manera de transmitir al espectador la pesada enseñanza de “Sin Perdón”.

No esperes una película del Oeste, busca una historia contada por un superviviente, un realista que desmitifica sueños mediante burlas y críticas. Con una fotografía excelente y un tono solemne. Os prometo que disfrutaréis de algo que excepcionalmente ocurre, que es sentir la grandiosidad de una película una y otra vez. Absolutamente recomendada.

La vida del antiguo Oeste era dura, muchos de los vaqueros no tenían apenas tiempo para asentarse y encontrar su amor, de ahí que los burdeles fuesen los centros sociales más solicitados y respetados, pilares fundamentales de la economía. Eran lo que los World Trade Center hacen hoy en día pero con menos pantallas y numeritos. Y ahí surge todo, un vaquero se siente ridiculizado, y no es para menos, cuando la prostituta se ríe de sus atributos, y ni corto ni perezoso le hace cortes en la cara y en el cuerpo. Lo que a priori debería ser duramente castigado por el Sheriff queda medio perdonando así que las prostitutas deciden ofrecer una recompensa a espaldas de la “justicia”, gracias a sus repletas arcas recibieron una buena serie de interesados.

El Sheriff quién es Little Bill (Gene Hackman) trata de impedir ese reclamo pero pierde interés cuando aparece por el pueblo Bob El Inglés (Richard Harris), aparentemente ha acudido por el olor de la recompensa, pero Bill no piensa dejar que los cazarecompensas campen a sus anchas y le para los pies, le da una paliza y lo encierra en una celda. Junto a Bob viajaba W.W. Beauchamp (Saul Rubinek) quien narraba sus épicas proezas, aunque el Sheriff le contará que tales historias distan mucho de la realidad. El escritor ve un nuevo filón y se cambia de bando. Hay que decir que a Bob se le coge mucho odio desde el principio porque es detestable y a mi especialmente me agrada que le diesen la paliza.

Will Munny(Clint Eastwood) trabaja en una granja criando cerdos, su esposa murió y está al cargo de sus dos hijos, se ve bastante fuera de lugar, como si no encajase ¿Por qué será? Un día recibe la visita de Schofield Kid (Jaimz Woolvett), contándole el suceso con las prostitutas y preguntándole si le acompañaría a buscar y matar los causantes, Schofield sabe que Will fue hace tiempo un gran pistolero, pero ahora no lo parece. Munny ve una posibilidad para que sus hijos tengan un buen impulso en su vida y decide ir, pero acude a su vez en busca de su antigüo compañero, Ned Logan (Morgan Freeman). La cara de la esposa cuando ve a Will define su opinión del asunto y sus peores sospechas.

Los tres van en busca de las prostitutas para saber los detalles, y recibir algún adelanto. Pero mientras están en el “asunto” el Sheriff vuelve a demostrarle su gran recibimiento a los extranjeros, en este caso a Will, que padece alguna enfermedad rara y recibe una buena tanda de premios sin poder resistirse por su debilidad. Cuando se recuperan emboscan a los vaqueros que dañaron a la prostituta y matan a uno de ellos de una forma bastante patética e injusta, pero nadie dijo que ellos fueran a hacerlo limpiamente. Ned ve que no es lo suyo y decide abandonarles antes de que sea muy tarde. Así que sólo quedan ellos dos para acabar con el otro pistolero, y haciendo honor al asesinato limpio a éste lo ejecutan mientras estaba en el baño, en posición poco decorosa. Asesinatos sin más, sin honores.

Mientras celebran su acción y cobran su parte Will se entera que a Ned lo cogieron, lo torturaron y lo mataron, poniéndolo a la entrada del bar como advertencia. En ese momento la mirada de Clint Eastwood puede helar un volcán, recuerda sus años donde era menos cívico, donde no meditaba por sus acciones, y ahora pensaba cobrarse la muerte de su amigo, era el momento de volver a probar el whisky porque la tormenta estaba a punto de llegar. La venganza apenas se acerca al sentimiento que inunda la sangre de Will Munny, y él solo iba a ocuparse del asunto.

La escena final es digna de mención, la experiencia frente a la sorpresa, la crueldad frente a la piedad, la supervivencia y el instinto. Cualquier descripción no hace justicia a las sensaciones tan condensadas de los momentos finales del film, el glorioso final que enmarca esta gran película y consigue concluirla de la manera más acorde y gratificante posible. Porque es difícil olvidar el pasado y siempre te vuelve a alcanzar. Porque de una forma o de otra, con mayor o menos simbolismo todos alcanzan la redención, aunque sea encañonado a escasos centímetros de la cara. Si alguna vez entra alguien con el sonido de las espuelas y pregunta “¿Quién es el dueño de esta pocilga?” Teme lo peor. Sin perdón para los que no la hayan visto aún.

Little Bill: Alice, no estamos hablando de forajidos o maleantes, son unos chicos que trabajan duro y que han hecho una tontería. Si se hubiese tratado de gente de mal vivir les…
Alice: Como las putas.
Skinny: Alice, ayuda a Delilah.

Alice: El que permitamos que idiotas malolientes nos monten como caballos no significa que permitamos que nos marquen como caballos. Es posible que solo seamos unas putas pero por dios no somos caballos.

Will Munny: Por un momento pensé que eras alguien que venía a matarme por algo que hice en el pasado.
Schofield Kid: He podido hacerlo. Fácilmente.
Will Munny: Supongo que sí.

Will Munny: Veo que aún conservas tu rifle Spencer.
Neg Logan: Sí, y aún puedo acertar a un pájaro en pleno vuelo.

Little Bill: Hola Bob. Os presento a Bob El Inglés.
Bob El Inglés: Mierda y huevos fritos.
Little Bill: Cuanto tiempo Bob ¿Te has quedado sin chinos?
Bob El Inglés: Little Bill, creía que estabas, creía que estabas muerto, veo que te has afeitado tu querida barba.
Little Bill: Cuando tomaba sopa me ponía perdido.
Bob El Inglés: Lo cierto es que oí decir que te habías caído del caballo, borracho por supuesto, y que te habías partido el maldito cuello.
Little Bill: Yo también lo había oído Bob, incluso llegué a creerlo, hasta que me dí cuenta que estaba en Nebraska.

Ned Logan: Oye Will, ¿nunca vas a la ciudad?
Will Munny: Alguna vez, a comprar algún cerdo…
Ned Logan: No, me refiero a buscar alguna mujer, ya sabes.
Will Munny: Na, na, nunca voy a la ciudad para eso ¿Un hombre como yo? Las únicas mujeres que podría conseguir son las que hay que pagar. Y no está bien comprar la carne. Claudia que en paz descanse no me permitiría hacer una cosa así, soy un padre de familia.
Ned Logan: Así que solo usas la mano.

Ned Logan: Has hecho bien en cambiar de idea, yo soy muy bueno con este rifle, mira ¿ves aquel halcón? Puedo darle con un solo tiro.
Schofield Kid: Yo también pero no me gusta desperdiciar las balas.
Ned Logan: No hay ningún halcón Kid, no ves una mierda ¿verdad?

Little Bill: Escucha hijo, tener puntería y ser rápido con un arma tiene sus ventajas, pero no sirve de nada comparado con el que es frío, un hombre que no pierde la cabeza y que se mantiene frío en un tiroteo posiblemente te matará.
W.W. Beauchamp: Pero si el otro tipo es más rápido y dispara primero.
Little Bill: Se precipitará y fallará.

Will Munny: ¿Quién es el dueño de esta pocilga? Tu, bola de grasa contesta.
Skinny Dubois: Yo soy el dueño. Se lo compré a Greeley por mil dólares.
Will Munny: (Hablando a alguien tras Skinny) Será mejor que se aparte.
Little Bill: Baje ese rifle ¡Quieto! (Will mata a Skinny) Es usted un miserable y cobarde hijo de perra, ha matado a un hombre desarmado.
Will Munny: Pues debió haberse armado cuando decidió decorar su salón con mi amigo.
Little Bill: Usted es William Munny de Missouri, el asesino de niños y mujeres.
Will Munny: Así es, he matado mujeres y niños, he disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera, y hoy he venido a matarle a usted por lo que ha hecho a Ned.

Will Munny: Todo el que quiera seguir con vida, será mejor que se largue.

Little Bill: No merezco esto, morir así, aún no he acabado mi casa.
Will Munny: Lo que uno merece no tiene nada que ver con eso.
Little Bill: Te veré en el infierno Will Munny.
Will Munny: Sí.

Will Munny: Bien, ahora voy a salir. No dudaré en matar a quién vea fuera y si alguien se atreve a dispararme, además de matarle a él, mataré a su esposa, a sus amigos y quemaré su maldita casa. Estais avisados.

Will Munny: Y otra cosa, no se os ocurra maltratar a ninguna otra puta, porque volveré y os mataré a todos hijos de perra.

  • FICHA TÉCNICA
  • Año
  • 1992
  • País
  • EEUU
  • VN:R_U [1.8.1_1037]
    Rating: 9.8/10 (4 votes cast)
 

11 Comentarios en Sin Perdón (Unforgiven) »

  1. #1

    Oct 5 2009

    Jose Jaime - 16:53

    Una película soberbia. Bien es cierto, que esperaba, otra cosas diferente. Cuando acudí con mis amigos al cine a verla, hace algunos años. Que tiempos aquellos.

    Luego como bien dices el final, hace que a uno le guste. Pues hasta que no acaba con todos, no parecía una del Oeste autentica.

    No hay nadie como Clint, para saber llevarla a buen termino, como actor. Otras se han hecho del tema, y han sido bodrios, luego de aquella época dorada.

    Un gran abrazo, amigo, feliz semana

    • #2

      Oct 6 2009

      Cobra - 15:03

      (9/10)

      Que suerte tuviste de ir al cine a verla, porque seguro que viviste de manera más palpable las grandes emociones y sensaciones que transmite la película. Y como bien dices una película del Oeste tan diferente. Gracias por la visita y un saludo.

  2. #3

    Oct 6 2009

    Cosechadel66 - 10:01

    Una gran película, de la que luego han ido bebiendo otras visitas al género, como la reciente Apaloosa (creo que es asi). Clint nos muestra la cara oculta de las películas del Oeste, y lo hace sin concesiones, de manera directa. Tan directa como su mirada.

    Carpe Diem

    • #4

      Oct 6 2009

      Cobra - 15:05

      (9/10)

      Pocas se salvan, quizás El Tren de las 3:10, pero en definitiva pocas. Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  3. #5

    Oct 6 2009

    u2astur - 15:24

    Excelente crítica.Me encanta tu web,te enlazo para seguirte de ahora en adelante.Un saludo

    • #6

      Oct 6 2009

      Cobra - 16:01

      (9/10)

      Muchas gracias, pásate cuando quieras por aquí que seras bien recibido. Por supuesto el enlace va de vuelta que hoy estuve leyendo algunos de tus artículos y son geniales. Un saludo.

  4. #7

    Oct 6 2009

    Francisco Galván - 23:08

    Impresionante película, si señor. Y con el gran Clit, uno de mis favoritos dede que era una chaval. Gran crónica. Felicidades por el blog

    • #8

      Oct 7 2009

      Cobra - 01:31

      (9/10)

      Muchas gracias, aunque el mérito lo tiene esta película que se presta a los mayores elogios. Un saludo.

  5. #9

    Oct 21 2009

    McClane - 17:28

    (10/10)

    En un comentario de otra película de Clint Eastwood dije que lo quería como si fuese mi padre. Es por cosas como esta película. Grandísima película. Una de mis favoritas.

    • #10

      Oct 21 2009

      Cobra - 18:46

      (9/10)

      ¡Dichosos los ojos! Me alegro que compartas tu opinión y coincidamos, porque como esta hay muuuy pocas.

  6. #11

    Sep 27 2012

    nelson cardona - 01:14

    UNA PELICULA QUE DEJA ENSEÑANZA Y QUE LA FRIALDAD …VALE .
    Y MAS VINIENDO DE UN GRAN ACTOR Y DIRECTOR

Trackbacks / Pingbacks »

  1. Oct 5 2009

    Trackback » Bitacoras.com - 12:21

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Historias lejanas, paisajes desérticos, ferrocarriles, balas y forajidos, las películas del Oeste evocan a grandes clásicos, pero en mi caso siempre veo un rostro familiar dominado por la venganza y el odio, apuntando con su …..

  2. Nov 24 2009

    Pingback » Doce Monos | No sé de cine - 22:19

    [...] se adjudicaba una vez más otro rotundo éxito, teniendo en su haber los guiones de Blade Runner, Sin perdón y más recientemente la gran despreciada, no por mí por supuesto, Soldier. Menudo currículum, [...]

 

Deja un comentario

Podrás votar si te Registras y estás Identificado

Notifícame por E-mail de nuevos comentarios.

¡¡Recuerda que no vamos de listos!! »